Colección de discursos agrupados numéricamente

61–70. Capítulo sobre el surgimiento de la energía

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades beneficiosas aún no surgidas y la desaparición de las cualidades perjudiciales ya surgidas, que el surgimiento de la energía. Para alguien en quien surge la energía, las no surgidas cualidades beneficiosas surgen y las surgidas cualidades perjudiciales, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades perjudiciales aún no surgidas y la desaparición de las cualidades beneficiosas ya surgidas, que la codicia. Para alguien en quien surge la codicia,las no surgidas cualidades perjudiciales surgen y las surgidas cualidades beneficiosas, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades beneficiosas aún no surgidas y la desaparición de las cualidades perjudiciales ya surgidas, que el escaso número de deseos. Para alguien con escaso número de deseos, las no surgidas cualidades beneficiosas surgen y las surgidas cualidades perjudiciales, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades perjudiciales aún no surgidas y la desaparición de las cualidades beneficiosas ya surgidas, que la falta de contentamiento. Para alguien que carece de contentamiento, las no surgidas cualidades perjudiciales surgen y las surgidas cualidades beneficiosas, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades beneficiosas aún no surgidas y la desaparición de las cualidades perjudiciales ya surgidas, que el contentamiento. Para alguien que tiene el contentamiento, las no surgidas cualidades beneficiosas surgen y las surgidas cualidades perjudiciales, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades perjudiciales aún no surgidas y la desaparición de las cualidades beneficiosas ya surgidas, que la atención descuidada. Para alguien que atiende descuidadamente, las no surgidas cualidades perjudiciales surgen y las surgidas cualidades beneficiosas, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades beneficiosas aún no surgidas y la desaparición de las cualidades perjudiciales ya surgidas, que la cuidadosa atención. Para alguien que atiende cuidadosamente, las no surgidas cualidades beneficiosas surgen y las surgidas cualidades perjudiciales, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades perjudiciales aún no surgidas y la desaparición de las cualidades beneficiosas ya surgidas, que la falta de clara compresión. Para alguien que nocomprende claramente, las no surgidas cualidades perjudiciales surgen y las surgidas cualidades beneficiosas, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades beneficiosas aún no surgidas y la desaparición de las cualidades perjudiciales ya surgidas, que la clara comprensión. Para alguien que comprende claramente, las no surgidas cualidades beneficiosas surgen y las surgidas cualidades perjudiciales, declinan.

“Monjes, no veo otra cosa particular alguna que sea más favorable para el surgimiento de las cualidades perjudiciales aún no surgidas y la desaparición de las cualidades beneficiosas ya surgidas, que la mala compañía. Para alguien que tiene malos amigos, las no surgidas cualidades perjudiciales surgen y las surgidas cualidades beneficiosas, declinan”.