Colección de discursos agrupados numéricamente

10.21. El rugido de león

“Monjes, cuando llega la tarde, el león, el rey de las bestias, sale de su guarida, endereza su cuerpo, inspecciona los cuatro puntos cardinales y emite su rugido de león tres veces. Entonces, se pone en marcha en busca de caza. Y, ¿por qué razón? [Con el pensamiento:] ‘Que no cause daño a las criaturas demasiado pequeñas que podrían cruzarse por mi camino’.

“Monjes, ‘el león’ es la designación del Tathagata, el Arahant, el Perfectamente Iluminado. Cuando el Tathagata enseña el Dhamma en medio de la asamblea, este es su rugido de león.

“Monjes, he aquí estos diez poderes que tiene el Tathagata, poseyendo los cuales reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma. Y, ¿cuáles son esos diez?

“He aquí, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente es lo posible como posible y lo imposible como imposible. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente es lo posible como posible y lo imposible como imposible, este es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente es el resultado del kamma emprendido—tanto pasado, futuro como presente— en términos de posibilidades y causas. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente es el resultado del kamma emprendido—tanto pasado, futuro como presente— en términos de posibilidades y causas, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente son los caminos que conducen a cualquier lugar. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente son los caminos que conducen a cualquier lugar, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente es el mundo con sus numerosos y diversos elementos. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente es el mundo con sus numerosos y diversos elementos, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente es la diversidad en la disposición de los seres. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente es la diversidad en la disposición de los seres, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente es la condición superior e inferior de las facultades de los otros seres y personas. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente es la condición superior e inferior de las facultades de los otros seres y personas, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata comprende tal como realmente es la contaminación, la purificación y la emergencia en relación a los jhanas, las emancipaciones, las concentraciones y los logros meditativos. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente es la contaminación… y los logros meditativos, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata recuerda sus múltiples moradas pasadas, esto es, un nacimiento, dos nacimientos, cinco nacimientos, diez nacimientos, cincuenta nacimientos, cien nacimientos, mil nacimientos, cien mil nacimientos, muchos eones de contracción cósmica, muchos eones de expansión cósmica, muchos eones de contracción y expansión cósmica así: ‘Allí tuve tal nombre, pertenecí a tal clan, tuve tal apariencia. Tal fue mi alimento, tal mi experiencia de placer y dolor, tal el final de mi vida. Muriendo en este estado, renací allí. Allí también tuve tal nombre, pertenecí a tal clan, tuve tal apariencia. Tal fue mi alimento, tal mi experiencia de placer y dolor, tal el final de mi vida. Muriendo en ese estado, renací aquí'. Así conoce sus múltiples moradas pasadas con sus aspectos y detalles. Puesto que el Tathagata comprende tal como realmente son sus múltiples moradas pasadas… con sus aspectos y detalles, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, el Tathagata ve—por medio del ojo divino, purificado y que supera al humano— seres falleciendo y renaciendo, inferiores y superiores, hermosos y feos, afortunados y desafortunados según su kamma, así: ‘Estos seres—involucrados con la mala conducta de cuerpo, palabra y mente, que injuriaron a los Nobles, que mantuvieron opiniones erróneas y realizaron acciones bajo la influencia de las opiniones erróneas— con la descomposición del cuerpo, tras la muerte, han renacido en el plano de la privación, en el destino malo, en los reinos inferiores, en el infierno. Pero estos seres—dotados de buena conducta de cuerpo, palabra y mente, que no injuriaron a los Nobles, que mantuvieron opiniones correctas y realizaron acciones bajo la influencia de las opiniones correctas— con la descomposición del cuerpo, tras la muerte, han reaparecido en los destinos buenos, en el mundo celestial'. Así—por medio del ojo divino, purificado y que supera al humano—, ve seres falleciendo y reapareciendo, inferiores y superiores, hermosos y feos, afortunados y desafortunados según su kamma. Puesto que el Tathagata… ve seres falleciendo y reapareciendo, inferiores y superiores, hermosos y feos, afortunados y desafortunados según su kamma, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Además, monjes, con la destrucción de las corrupciones mentales, el Tathagata ha descubierto por sí mismo con el conocimiento directo y en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, y habiendo entrado en ella, permanece allí. Puesto que el Tathagata ha descubierto por sí mismo… la inmaculada liberación de la mente…, este también es el poder que tiene el Tathagata, sobre cuya base reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma.

“Estos son, monjes, los diez poderes que tiene el Tathagata, poseyendo las cuales reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas, y poniendo en movimiento la rueda del Brahma”.