Colección de discursos agrupados numéricamente

10.22. Principios doctrinales

Entonces, el Venerable Ananda se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Y el Bienaventurado le dijo:

“Ananda, yo reclamo estar confiado acerca de las cosas que conducen a la realización de varios principios doctrinales a través del conocimiento directo, a enseñar el Dhamma a diferentes personas de distintas maneras, para que el que practique conforme conozca aquello que existe como existente y aquello que no existe como no existente; que conozca lo que es inferior como inferior y lo que es sublime como sublime; que conozca lo que es superable como superable y lo que es insuperable como insuperable; que sepa que es posible que uno puede conocer, ver y descubrir esto, al igual como esto ha sido conocido, visto y descubierto.

“Pero entre los conocimientos, Ananda, hay uno que es insuperable, es decir, el conocimiento de estas diez cosas tal como realmente son. Y yo declaro que no existe conocimiento alguno, que sea superior o más excelente que este.

“Ananda, he aquí estos diez poderes que tiene el Tathagata, poseyendo los cuales reclama el lugar del principal de los toros, rugiendo su rugido de león en las asambleas y poniendo en movimiento la rueda del Brahma. Y, ¿cuáles son esos diez?

El resto sigue como en el sutta anterior.