Colección de discursos agrupados numéricamente

10.47. Mahali

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en el Gran Bosque, en el pabellón con el techo de dos aguas, cerca de Vesali. Entonces un licchiavi de nombre Mahali se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le dijo:

“Venerable Señor, ¿cuál es la causa y la condición para hacer el mal kamma, de la ocurrencia del mal kamma?”.

“Mahali, la avidez es la causa y la condición para hacer el mal kamma, de la ocurrencia del mal kamma. El odio… La falsa ilusión… Una atención descuidada… Una mente mal direccionada es la causa y la condición para hacer el mal kamma, de la ocurrencia del mal kamma. Esta es la causa y la condición para hacer el mal kamma, de la ocurrencia del mal kamma”.

“Venerable Señor, y ¿cuál es la causa y la condición para hacer el buen kamma, de la ocurrencia del buen kamma?”.

“Mahali, la no-avidez es la causa y la condición para hacer el buen kamma, de la ocurrencia del buen kamma. El no-odio… La no-falsa ilusión… Una cuidadosa atención… Una mente bien direccionada es la causa y la condición para hacer el buen kamma, de la ocurrencia del buen kamma. Esta es la causa y la condición para hacer el buen kamma, de la ocurrencia del buen kamma.

“Mahali, si estas diez cosas no existiesen en el mundo, la conducta incorrecta, conducta contraria al Dhamma y la conducta recta, conducta de acuerdo con el Dhamma, no podrían ser vistas. Pero porque estas diez cosas existen, la conducta incorrecta, conducta contraria al Dhamma y la conducta recta, conducta de acuerdo con el Dhamma, pueden ser vistas”.