Colección de discursos agrupados numéricamente

4.39. Ujjaya

Entonces el brahmán Ujjaya se acercó al Bienaventurado e intercambió con él cordiales saludos. Cuando habían concluido estos amables saludos y palabras de bienvenida, se sentó a un lado y dijo al Bienaventurado:

“¿Elogia el maestro Gotama los sacrificios?”.

“No elogio todos los sacrificios, brahmán, tampoco me abstengo de elogiar a todos los sacrificios. No elogio los sacrificios violentos, en los cuales se mata al ganado, las cabras, los carneros, los pollos y los cerdos, ni aquellos en los que varias criaturas son masacradas. Y, ¿por qué razón? Porque los arahants y aquellos que entraron al sendero del arahantado no asisten a los sacrificios violentos.

“Pero elogio los sacrificios no violentos, en los cuales no se mata al ganado, las cabras, los carneros, los pollos ni a los cerdos, y en los cuales ninguna otra criatura es masacrada, es decir, una entrega regular de dádivas, el sacrificio consistente en esta costumbre familiar. Y, ¿por qué razón? Porque los arahants y aquellos que entraron al sendero del arahantado asisten a estos sacrificios no violentos”.

Los sacrificios de los caballos, sacrificios humanos,
Sammapasa, vajapeyya, niraggala
Estos grandes sacrificios cargados con la violencia,
No traen un gran fruto.
Los grandes visionarios, de recta conducta,
No asisten a sacrificios
En los cuales se mata a cabras, carneros, vacas
Y varias otras criaturas.
Pero cuando regularmente ofrecen, como costumbre familiar,
Sacrificios libres de violencia,
No matando a cabras, carneros, vacas
Ni otras criaturas.
Aquel es el sacrificio al que los grandes visionarios,
De recta conducta, asisten.
La persona sabia debería ofrecerlo;
Este sacrificio es muy fructífero.
Le va siempre bien, nunca mal,
A quien hace semejante sacrificio.
Este es realmente un sacrificio grande
Que complace también a las deidades.