Colección de discursos agrupados numéricamente

5.54. Ocasiones

“Monjes, he aquí estas cinco desfavorables ocasiones para realizar el esfuerzo. Y, ¿cuáles son esas cinco?

“He aquí, el monje es viejo, entrado en edad. Esta es la primera ocasión desfavorable para realizar el esfuerzo.

“Además el monje está enfermo, aquejado por la enfermedad. Esta es la segunda ocasión desfavorable para realizar el esfuerzo.

“Además el monje está hambriento, recoge una mala cosecha, atraviesa el tiempo en el cual es difícil obtener la comida de las limosnas y tampoco es fácil subsistir espigando. Esta es la tercera ocasión desfavorable para realizar el esfuerzo.

“Además, he aquí hay peligro, turbulencia en las zonas desiertas, el pueblo de la campiña monta en sus vehículos y huye por todos lados. Esta es la cuarta ocasión desfavorable para realizar el esfuerzo.

“Además, he aquí hay cisma en el Sangha y, cuando hay cisma en el Sangha, hay mutuos insultos, mutuas injurias, mutuo desprecio y mutuo rechazo. Entonces aquellos que no tienen fe, no ganan la fe, mientras los otros que la tienen cambian sus ideas. Esta es la quinta ocasión desfavorable para realizar el esfuerzo.

“Estas son, monjes, las cinco desfavorables ocasiones para realizar el esfuerzo.

“Monjes, he aquí estas cinco favorables ocasiones para realizar el esfuerzo. Y, ¿cuáles son esas cinco?

“He aquí, el monje es joven, un mozo de cabellera negra dotado de la bendición de la juventud, en la flor de la vida. Esta es la primera ocasión favorable para realizar el esfuerzo.

“He aquí, el monje está raramente enfermo o afligido, poseyendo una digestión que no es demasiado fría ni tampoco caliente, sino moderada y apropiada para realizar el esfuerzo. Esta es la segunda ocasión favorable para realizar el esfuerzo.

“Además, su comida es abundante, recoge una buena cosecha y la comida de las limosnas es abundante, así que le es fácil subsistir espigando. Esta es la tercera ocasión favorable para realizar el esfuerzo.

“Además, la gente mora en concordia, armoniosamente, sin disputas, como la mezcla de agua y leche, mirándose unos a otros con una mirada de afecto. Esta es la cuarta ocasión favorable para realizar el esfuerzo.

“Además, el Sangha vive a gusto, en concordia, armoniosamente, sin disputas y con la misma recitación. Y cuando el Sangha vive en concordia no hay mutuos insultos, mutuas injurias, mutuo desprecio ni mutuo rechazo. Entonces aquellos que no tienen fe, ganan la fe, mientras los otros que tienen la fe, la incrementan. Esta es la quinta ocasión favorable para realizar el esfuerzo.

“Estas son, monjes, las cinco favorables ocasiones”.