Colección de discursos agrupados numéricamente

5.58. Los jóvenes licchavis

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en el pabellón con el techo de dos aguas, en el Gran Bosque, cerca de Vesali. Entonces, por la mañana temprano, el Bienaventurado se vistió, tomó su cuenco y hábito exterior, y entró a Vesali para buscar la comida de las limosnas. Habiendo caminado buscando la comida de las limosnas, después de haberse alimentado, al retornar de esa su habitual ronda de búsqueda de la comida de las limosnas, entró al Gran Bosque y se sentó al pie de un árbol para pasar el día.

En esa ocasión, unos jóvenes licchavis tomaron sus arcos colgados y fueron a caminar y vagar por el Gran Bosque, acompañados por una jauría de perros, cuando vieron al Bienaventurado sentado al pie de un árbol para pasar el día. Cuando lo vieron, colocaron en el suelo sus arcos colgados, hicieron sentar a los perros a un lado y se acercaron al Bienaventurado. Estando allí, le rindieron homenaje y silenciosamente se pararon frente a él, con sus manos juntas en un reverencial saludo. En esa misma ocasión, un joven licchavi de nombre Mahanama estaba caminando y vagando por el Gran Bosque haciendo ejercicios, cuando vio a los licchavis parados silenciosamente frente al Bienaventurado con sus manos juntas en reverencial saludo. Entonces, se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y pronunció su inspirada declaración: “¡Ellos serán vajjianos! ¡Ellos serán vajjianos!”.

[El Bienaventurado dijo:] “Pero Mahanama, ¿por qué dices: ‘¡Ellos serán vajjianos! ¡Ellos serán vajjianos!’?”.

“Estos jóvenes licchavis, Venerable Señor, son violentos, rudos y temerarios. Siempre saquean cualquier dulce que se deja como regalo entre los familiares, sea caña de azúcar, frutas de azufaifa, pasteles, tartas o bolas de azúcar, y se lo devoran. A las mujeres y niñas de respetables familias dan golpes en los traseros. Y, ahora, están parados silenciosamente frente al Bienaventurado con sus manos juntas en un reverencial saludo”.

“Mahanama, cuando un miembro de clan—sea un khattiya consagrado como rey, un caballero del pueblo, un amo del gremio o uno de aquellos que ejercen reglas particulares sobre varios clanes― se establece en cualquiera de las cinco cualidades, solamente se puede esperar el crecimiento y no el declive. Y, ¿cuáles son esas cinco?

“He aquí, Mahanama, con las riquezas obtenidas mediante un esfuerzo enérgico, amasadas por la fuerza de sus manos, ganadas con el sudor de su frente, rectas riquezas rectamente ganadas, el miembro de clan honra, respeta, estima y venera a sus padres. Sus padres, siendo honrados, respetados, estimados y venerados, tienen compasión de él con un buen corazón, pensando: ‘Que tengas una larga vida y mantengas un largo espacio vital’. Cuando los padres de un miembro de clan tienen compasión de él, solamente se puede esperar el crecimiento para él y no el declive.

“Además, Mahanama, con las riquezas obtenidas mediante un esfuerzo enérgico, amasadas por la fuerza de sus manos, ganadas con el sudor de su frente, rectas riquezas rectamente ganadas, el miembro de clan honra, respeta, estima y venera a su mujer e hijos, a sus esclavos, trabajadores y sirvientes. Su esposa e hijos, sus esclavos, trabajadores y sirvientes, siendo honrados, respetados, estimados y venerados, tienen compasión de él con un buen corazón, pensando: ‘Que tengas una larga vida y mantengas un largo espacio vital’. Cuando la esposa e hijos, los esclavos, trabajadores y sirvientes del miembro de clan tienen compasión de él, solamente se puede esperar el crecimiento para él y no el declive.

“Además, Mahanama, con las riquezas obtenidas mediante un esfuerzo enérgico, amasadas por la fuerza de sus manos, ganadas con el sudor de su frente, rectas riquezas rectamente ganadas, el miembro de clan honra, respeta, estima y venera a los propietarios de los campos vecinos y aquellos con los que hace negocios. Los propietarios de los campos vecinos y aquellos con los que hace negocios, siendo honrados, respetados, estimados y venerados, tienen compasión de él con un buen corazón, pensando: ‘Que tengas una larga vida y mantengas un largo espacio vital’. Cuando los propietarios de los campos vecinos y aquellos con los que el miembro del clan hace negocios tienen compasión de él, solamente se puede esperar el crecimiento para él y no el declive.

“Además, Mahanama, con las riquezas obtenidas mediante un esfuerzo enérgico, amasadas por la fuerza de sus manos, ganadas con el sudor de su frente, rectas riquezas rectamente ganadas, el miembro de clan honra, respeta, estima y venera a las deidades oblativas. Las deidades oblativas, siendo honradas, respetadas, estimadas y veneradas, tienen compasión de él con un buen corazón, pensando: ‘Que tengas una larga vida y mantengas un largo espacio vital’. Cuando las deidades oblativas tienen compasión de él, solamente se puede esperar el crecimiento para él y no el declive.

“Además, Mahanama, con las riquezas obtenidas mediante un esfuerzo enérgico, amasadas por la fuerza de sus manos, ganadas con el sudor de su frente, rectas riquezas rectamente ganadas, el miembro de clan honra, respeta, estima y venera a los ascetas y brahmanes. Los ascetas y brahmanes, siendo honrados, respetados, estimados y venerados, tienen compasión de él con un buen corazón, pensando: ‘Que tengas una larga vida y mantengas un largo espacio vital’. Cuando los ascetas y brahmanes tienen compasión de él, solamente se puede esperar el crecimiento para él y no el declive.

“Mahanama, cuando un miembro del clan—sea un khattiya consagrado como rey, un caballero del pueblo, un amo del gremio o uno de aquellos que ejercen reglas particulares sobre varios clanes― se establece en cualquiera de estas cinco cualidades, solamente se puede esperar el crecimiento y no el declive”.

Siempre cumple con sus obligaciones hacia sus padres;
Promueve el bienestar de su mujer e hijos.
Tiene cuidado de la gente de su hogar
Y de aquellos que viven dependiendo de él.
La persona sabia, caritativa y virtuosa,
Actúa por el bien de ambas clases de sus parientes,
De aquellos que pasaron de aquí
Y aquellos que aún se encuentran en este mundo.
[Beneficia a] los ascetas y brahmanes,
Y a las deidades;
Es alguien que da lugar a la alegría
Mientras vive una recta vida hogareña.
Habiendo hecho lo que es bueno,
Es digno de veneración y alabanzas.
Lo alaban en este mundo
Y después de la muerte se regocija en el cielo.