Colección de discursos agrupados numéricamente

6.51. Ananda

Entonces, el Venerable Ananda se acercó al Venerable Sariputta e intercambió con él cordiales saludos. Cuando concluyeron sus amables y cordiales charlas, se sentó a un lado y dijo al Venerable Sariputta:

“Amigo Sariputta, ¿cómo el monje llega a oír una enseñanza que no ha escuchado antes, no olvida aquellas enseñanzas que ya había escuchado, trae a la mente aquellas enseñanzas, las cuales ya le son familiares y comprende lo que no ha entendido?”.

“El Venerable Ananda es instruido. Acláreme, por favor, este asunto por sí mismo”.

“Entonces, escuche y preste atención, amigo Sariputta, que voy a hablar”.

“Sí, amigo”, respondió el Venerable Sariputta y el Venerable Ananda continuó:

“He aquí, amigo Sariputta, el monje aprende el Dhamma: los discursos, la prosa mezclada con los versos, exclamaciones inspiracionales, citas, historias de nacimientos, cuentos asombrosos, preguntas y respuestas. Además, enseña el Dhamma a otros en detalle, tal como lo ha escuchado y aprendido. Además, hace repetir el Dhamma a otros en detalle, tal como lo ha escuchado y aprendido. Además, recita el Dhamma en detalle, tal como lo ha escuchado y aprendido. Además, pondera, examina e inspecciona mentalmente el Dhamma tal como lo ha escuchado y aprendido. En la época del retiro de las lluvias, entra en residencia donde viven monjes ancianos que son instruidos, herederos de la herencia, expertos en el Dhamma, expertos en la Disciplina y expertos en los esquemas. De tanto en tanto se acerca a ellos e indaga: ‘¿Cómo es esto, Venerable Señor? ¿Cuál es el significado de aquello?’, entonces, aquellos venerables señores le revelan lo que le ha sido oculto, aclaran lo que le era oscuro y disipan su perplejidad acerca de numerosos puntos. De esta manera, amigo Sariputta, el monje llega a oír una enseñanza que no había escuchado antes, no olvida aquellas enseñanzas que ya había escuchado, trae a la mente aquellas enseñanzas las cuales ya le son familiares y comprende lo que no había entendido”.

“¡Esto es asombroso, amigo, es maravilloso, cómo esto ha sido declarado por el Venerable Ananda! Y nosotros consideramos al Venerable Ananda como el poseedor de esas seis cualidades: que el Venerable Ananda esta instruido en el Dhamma: en los discursos, la prosa mezclada con los versos, las exclamaciones inspiracionales, las citas, las historias de nacimientos, los cuentos asombrosos, en las preguntas y respuestas. Además, enseña el Dhamma a otros en detalle, tal como lo ha escuchado y aprendido. Además, hace repetir el Dhamma a otros en detalle, tal como lo ha escuchado y aprendido. Además, recita el Dhamma en detalle, tal como lo ha escuchado y aprendido. Además, pondera, examina e inspecciona mentalmente el Dhamma tal como lo ha escuchado y aprendido. En la época del retiro de las lluvias, entra en residencia donde viven monjes ancianos que son instruidos, herederos de la herencia, expertos en el Dhamma, expertos en la Disciplina y expertos en los esquemas. De tanto en tanto se acerca a ellos e indaga: ‘¿Cómo es esto, Venerable Señor? ¿Cuál es el significado de aquello?’, entonces, aquellos venerables señores le revelan lo que le ha sido oculto, aclaran lo que le era oscuro y disipan su perplejidad acerca de numerosos puntos”.