Colección de discursos agrupados numéricamente

7.51. La unión

“Monjes, voy a enseñaros una exposición del Dhamma acerca de unión y separación. Escuchad y prestad atención que voy a hablar.

“Sí, venerable señor”, respondieron los monjes y el Bienaventurado continuó:

“Y, ¿cómo es, monjes, la exposición del Dhamma acerca de unión y separación?

“Monjes, la mujer se ocupa interiormente de los rasgos de su feminidad: de su gesticulación femenina, estilo femenino, poses femeninas, impulsos femeninos, femenina manera de hablar y los encantos femeninos, y esto es lo que la excita y se deleita en eso.

“Habiendo sido excitada y habiéndose deleitado en esto, se ocupa exteriormente de los rasgos de la masculinidad: de la gesticulación masculina, estilo masculino, poses masculinas, impulsos masculinos, masculina manera de hablar y los encantos masculinos, y esto es lo que la excita y se deleita en eso.

“Habiendo sido excitada y habiéndose deleitado en eso, ella desea estar unida a lo que es externo a ella, desea cualquier placer o felicidad vinculado a esta unión. Así, monjes, encontrando deleite en esto y cautivada por su feminidad, la mujer va uniéndose a lo masculino. Es así, cómo la mujer no trasciende su feminidad.

“Monjes, el hombre se ocupa interiormente de los rasgos de su masculinidad: de su gesticulación masculina, estilo masculino, poses masculinas, impulsos masculinos, masculina manera de hablar y los encantos masculinos, y esto es lo que lo excita y se deleita en eso.

“Habiendo sido excitado y habiéndose deleitado en eso, se ocupa exteriormente de los rasgos de la feminidad: de la gesticulación femenina, estilo femenino, poses femeninas, impulsos femeninos, femenina manera de hablar y los encantos femeninos, y esto es lo que lo excita y se deleita en eso.

“Habiendo sido excitado y habiéndose deleitado en eso, desea estar unido a lo que es externo a él, desea cualquier placer o felicidad vinculado a esta unión. Así, monjes, encontrando deleite en esto y cautivado por su masculinidad, el hombre va uniéndose a lo femenino. Es así, cómo el hombre no trasciende su masculinidad.

“Así es, monjes, cómo se produce la unión. ¿Y cómo, monjes, se produce la separación?

“Monjes, la mujer no se ocupa interiormente de los rasgos de su feminidad: de su gesticulación femenina… ni de los encantos femeninos, de modo que esto no la excita ni se deleita en eso.

“No habiendo sido excitada ni habiéndose deleitado en esto, no se ocupa exteriormente de los rasgos de la masculinidad: de la gesticulación masculina… ni de los encantos masculinos, de modo que esto no la excita ni se deleita en eso.

“No habiendo sido excitada ni habiéndose deleitado en eso, no desea estar unida a lo que es externo a ella, no desea placer alguno ni felicidad vinculada a esta unión. Así, monjes, no encontrando deleite en eso ni siendo cautivada por su feminidad, la mujer no va uniéndose a lo masculino. Es así, cómo la mujer trasciende su feminidad.

“Monjes, el hombre no se ocupa interiormente de los rasgos de su masculinidad: de su gesticulación masculina… ni de los encantos masculinos, y esto no lo excita ni se deleita en eso.

“No habiendo sido excitado ni habiéndose deleitado en eso, no se ocupa exteriormente de los rasgos de la feminidad: de la gesticulación femenina… ni de los encantos femeninos, y esto no lo excita ni se deleita en esto.

“No habiendo sido excitado ni habiéndose deleitado en esto, no desea estar unido a lo que es externo a él, no desea placer alguno ni felicidad vinculada a esta unión. Así, monjes, no encontrando deleite en eso ni siendo cautivado por su masculinidad, el hombre no va uniéndose a lo femenino. Es así, cómo el hombre trasciende su masculinidad.

“Así es, monjes, cómo se produce la separación.

“Ésta es la falta de ligamento y éste es el discurso del Dhamma acerca ligamento y falta de ligamento.

“Y ésta es, monjes, la exposición del Dhamma acerca de unión y separación.”