Colección de discursos agrupados numéricamente

7.6. Sobre las riquezas en detalle

“Monjes, he aquí hay estas siete clases de riquezas. Y, ¿cuáles son esas siete? La riqueza de la fe, la riqueza de la virtud, la riqueza de la vergüenza moral, la riqueza del temor moral, la riqueza de aprender, la riqueza de la generosidad y ya riqueza de la sabiduría. Éstas son, monjes, las siete riquezas.”

“¿Y en qué consiste, monjes, la riqueza de la fe? Este es el caso, monjes, del noble discípulo que posee una fe inquebrantable en el Buda de esta manera: ‘El Bienaventurado es un Arahant plenamente iluminado, dotado de una conducta y conocimiento perfectos, el Benefactor, el Conocedor del mundo, el incomparable amansador de la gente destinada a ser dócil, Maestro de los devas y los seres humanos, el Iluminado, el Bienaventurado’. En esto consiste, monjes, la riqueza de la fe.

“¿Y en qué consiste, monjes, La riqueza de la virtud? Este es el caso, monjes, del noble discípulo que se abstiene de quitar vidas, se abstiene de tomar lo que no le es dado, se abstiene de conductas sexuales ilícitas, se abstiene de decir mentiras y se abstiene de tomar bebidas embriagantes que causan atontamiento. En esto consiste, monjes, la riqueza de la virtud.

“¿Y en qué consiste, monjes, la riqueza de la vergüenza moral? Este es el caso, monjes, del noble discípulo que siente vergüenza de obrar mal, siente vergüenza de hablar mal y siente vergüenza de pensar mal. En esto consiste, monjes, La riqueza de la vergüenza moral.

“¿Y en qué consiste, monjes, La riqueza del temor moral? Este es el caso, monjes, del noble discípulo que siente temor de obrar mal, siente temor de hablar mal y siente temor de pensar mal. En esto consiste, monjes, la riqueza del temor moral.

“¿Y en qué consiste, monjes, la riqueza de aprender? Este es el caso, monjes, del noble discípulo escucha mucho, que al escuchar, retiene lo que escucha, y al retenerlo, lo guarda en su corazón. Cuando la enseñanza es admirable desde inicio, admirable en el medio y admirable al final—tanto en su forma como en su significado- enseñanza que proclama una vida santa, completamente realizada y perfectamente pura, entonces él la escucha con frecuencia, la retiene, se familiariza con ella platicando, la atesora y la penetra bien con su entendimiento. En esto consiste, monjes, La riqueza de aprender.

“¿Y en qué consiste, monjes, la riqueza de la generosidad? Este es el caso, monjes, del noble discípulo que viviendo en el hogar, con la conciencia purificada de la mancha de la tacañería, con la generosidad liberadora y con la mano abierta, se deleita en ser magnánimo, es sensible a los ruegos y se deleita en repartir limosnas En esto consiste, monjes, la riqueza de la generosidad.

“¿Y en qué consiste, monjes, La riqueza de la sabiduría? Este es el caso, monjes, del noble discípulo que es sabio, dotado de discernimiento concerniente al surgir y desaparecer [de los fenómenos], un discernimiento noble, penetrante, conducente al recto fin del sufrimiento. En esto consiste, monjes, la riqueza de la sabiduría.

“Éstas son, monjes, las siete riquezas.”

Sigue el mismo poema con el cual termina el AN 7.5.