Colección de discursos agrupados numéricamente

7.83. Enseñanza del maestro

Entonces, el Venerable Upali se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y dijo: “Venerable Señor, sería bueno que el Bienaventurado me enseñara el Dhamma en resumen, de esta manera, habiendo escuchado el Dhamma de los labios del Bienaventurado, podría morar sólo, apartado, diligente, ardiente y resuelto”.

“Upali, aquellas cosas, las cuales pudieses conocer que son así: ‘Cosas que no conducen exclusivamente al desencantamiento, al desapasionamiento, al cese, a la paz, al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana’; deberías reconocer de esta manera: ‘Esto no es el Dhamma, esto no es la Disciplina, esta no es la enseñanza del Maestro’. Pero, Upali, aquellas cosas, las cuales pudieses conocer que son así: ‘Cosas que conducen exclusivamente al desencantamiento, al desapasionamiento, al cese, a la paz, al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana’; deberías reconocer de esta manera: ‘Esto es el Dhamma, esto es la Disciplina, esta es la enseñanza del Maestro’”.