Colección de discursos agrupados numéricamente

8.59. Primer discurso sobre las ocho personas

“Monjes, estas ocho personas son dignas de las ofrendas, dignas de la hospitalidad, dignas de las dádivas, dignas de reverenciales saludos y se convierten en un insuperable campo de méritos para el mundo. Y, ¿cuáles son esas ocho? El que entra-en-la-corriente, alguien que practica para la realización del fruto de la entrada-en-la-corriente; el que una-vez-retorna, alguien que practica para la realización del fruto de un-sólo-retorno; el que no-retorna, alguien que practica para la realización del fruto del no-retorno; el arahant, alguien que practica para la realización del fruto del arahantado. Estas ocho personas, monjes, son dignas de las ofrendas, dignas de la hospitalidad, dignas de las dádivas, dignas de reverenciales saludos y se convierten en un insuperable campo de méritos para el mundo”.

Los cuatro que practican el sendero
Y los cuatro que se establecieron en el fruto:
Este es el recto Sangha,
Compuesto de la sabiduría y recta conducta.
Para la gente con la intención del sacrificio,
Para los seres vivientes en búsqueda del mérito,
Al hacer ofrendas al Sangha producen un gran fruto,
Haciendo mérito que madura en adquisiciones.