Colección de discursos agrupados numéricamente

8.72. Segundo discurso sobre la fe

“Monjes, un monje puede estar dotado de fe y no ser virtuoso; así está incompleto con respecto a aquel factor. Entonces debería completarlo [pensando así:] ‘¿Cómo puedo estar dotado de fe y al mismo tiempo ser virtuoso?’. Porque cuando un monje está dotado de fe y al mismo tiempo es virtuoso, entonces está completo con respecto a aquel factor.

“Monjes, un monje puede estar dotado de fe y ser virtuoso, pero no ser instruido; así está incompleto con respecto a aquel factor. Entonces debería completarlo [pensando así:] ‘¿Cómo puedo estar dotado de fe, ser virtuoso y, al mismo tiempo, ser instruido?’. Porque cuando un monje está dotado de fe, es virtuoso y, al mismo tiempo, es instruido, entonces está completo con respecto a aquel factor.

“Monjes, un monje puede estar dotado de fe, ser virtuoso e instruido, pero no ser un predicador del Dhamma… ser un predicador del Dhamma, pero no ser alguien que frecuente las asambleas… ser alguien que frecuenta las asambleas, pero no ser alguien que confidentemente enseña el Dhamma a las asambleas… ser alguien que enseña confidentemente el Dhamma a las asambleas, pero no ser alguien que se pone en contacto con el cuerpo y mora en las emancipaciones pacíficas que trascienden las formas, que son sin forma… ser alguien que se pone en contacto con el cuerpo y mora en las emancipaciones pacíficas que trascienden las formas, que son sin forma, pero no ser alguien que, con la destrucción de las corrupciones mentales, realizó por sí mismo y con el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría y, habiendo entrado en ella, permanece ahí. De esta manera está incompleto con respecto a aquel factor. Entonces debería completarlo [pensando así:] ‘¿Cómo puedo estar dotado de fe… y, al mismo tiempo, con las destrucción de las corrupciones mentales, realizar por mí mismo y con el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría y, habiendo entrado en ella, permanecer ahí?’.

“Porque cuando un monje está dotado de fe, es virtuoso, instruido, es un predicador del Dhamma, alguien que frecuenta a las asambleas, que enseña confidentemente a las asambleas, que se pone en contacto con el cuerpo y mora en las emancipaciones pacíficas que trascienden las formas, que son sin forma, y además es alguien que, con las destrucción de las corrupciones mentales, realizó por sí mismo y con el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría y, habiendo entrado en ella, permanece ahí, entonces está completo con respecto a aquel factor.

“El monje que posee estas ocho cualidades es alguien que inspira la confianza en todos los aspectos y está completo en todos los aspectos”.