Colección de discursos agrupados numéricamente

8.75. Primer discurso sobre los logros

“Monjes, he aquí estos ocho logros. Y, ¿cuáles son esos ocho? El logro de la iniciativa, el logro de la protección, la buena amistad, la vida balanceada, el logro de la fe, el logro de la conducta virtuosa, el logro de la generosidad y el logro de la sabiduría. Estos son los ocho logros”.

Emprendido en sus ocupaciones,
atento en sus disposiciones,
balanceado en su forma de vivir,
salvaguarda las riquezas que gana.
Dotado de la fe, realizado en la virtud,
caritativo y desprovisto de avaricia,
continuamente purifica el sendero
conducente a la seguridad en las vidas futuras.
Así, estas ocho cualidades
del buscador creyente de la vida hogareña,
han sido pronunciadas por alguien que verdaderamente es llamado
a conducir a la felicidad en ambos estados:
al bien y bienestar en esta presente vida,
y a la felicidad en las vidas futuras.
Así se incrementa la generosidad y el mérito
de aquellos que moran en el hogar.