Colección de discursos agrupados numéricamente

9.25. Sabiduría

“Monjes, cuando la mente del monje está bien consolidada a través de la sabiduría, él es capaz de afirmar: ‘Destruido está el nacimiento, la vida espiritual ha sido vivida, lo que tenía que realizarse se hizo y, he aquí, no hay más retornos a ningún estado de existencia’.

“Y, ¿cómo es la mente del monje bien consolidada a través de la sabiduría? Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente es sin codicia’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente es sin odio’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente es sin falsa ilusión’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente no está sujeta a un amor ciego’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente no está sujeta a enemistad’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente no está sujeta a confusión’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente no está sujeta a retornar a la existencia en la esfera de los sentidos’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente no está sujeta a retornar a la existencia en la esfera de la forma’. Su mente está bien consolidada en la sabiduría [cuando conoce]: ‘Mi mente no está sujeta a retornar a la existencia en la esfera sin forma’.

“Monjes, cuando la mente del monje está bien consolidada a través de la sabiduría, él es capaz de afirmar: ‘Destruido está el nacimiento, la vida espiritual ha sido vivida, lo que tenía que realizarse se hizo y, he aquí, no hay más retornos a ningún estado de existencia’”.