Colección de discursos agrupados numéricamente

9.51. El Nibbana en esta presente vida

“‘El Nibbana en esta presente vida’, ‘el Nibbana en esta presente vida’, se ha dicho, amigo. Y, ¿de qué manera habló el Bienaventurado del Nibbana en esta presente vida?”

“He aquí, amigo, el monje que, apartado de los placeres sensuales… entra y permanece en el primer jhana… Este es el alcance, amigo, de lo que dijo el Bienaventurado del Nibbana en esta presente vida en el sentido provisional.

“Además, amigo, trascendiendo totalmente la base de la ni-percepción-ni-no percepción, entra y permanece en el cese de la percepción y sensación. Entonces ve, con discernimiento, que las corrupciones mentales llegaron a la destrucción total. Este es el alcance, amigo, de lo que dijo el Bienaventurado del Nibbana en esta presente vida pero en el sentido no provisional.”

Sin embargo, como señala el Bhikkhu Bodhi (2012, P. 1833) en este sutta el termino del “testigo ocular del cuerpo” no se ajusta a esa definición sino que se explica sobre la base de una juego de palabras. Hablando con precisión, alguien que alcanza la completa destrucción de las corrupciones mentales no es más un “testigo del cuerpo”, siendo esta una categoría restringida para los que aún están dentro del entrenamiento.