Esto fue dicho

Capítulo 3

82. Discurso con el sonido de los devas

Esto fue dicho por el Bienaventurado, dicho por el Arahant, lo que yo he escuchado:

“Monjes, entre los devas se emiten tres clases de divinos sonidos en ocasiones apropiadas. ¿Cuáles tres?

“Monjes, cuando un discípulo del noble afeita su cabeza y su barba, se viste con el hábito amarillo y predispone su mente para abandonar su casa y empezar un estilo de vida sin hogar, en esta ocasión se emite el siguiente divino sonido entre los devas: ‘Este discípulo del noble, predispuso su mente para batallar con el Mara’. Esta es, monjes, la primera ocasión apropiada, en la cual se emite el divino sonido entre los devas.

“Monjes, cuando un discípulo del noble desarrolla con devoción los siete grupos de las cualidades mentales que llevan a la Iluminación, en esta ocasión se emite el siguiente divino sonido entre los devas: ‘Este discípulo del noble, está batallando con el Mara’. Esta es, monjes, la segunda ocasión apropiada, en la cual se emite el divino sonido entre los devas.

“Monjes, cuando un discípulo del noble, mediante la destrucción de las impurezas, mora en la liberación del despertar y discierne la liberación que lo hace libre de las impurezas, habiéndola conocido y hecho manifiesta ya en esta vida, en esta ocasión se emite el siguiente divino sonido entre los devas: ‘Este discípulo del noble ha ganado la batalla, él mora ahora victorioso’. Esta es, monjes, la tercera ocasión apropiada, en la cual se emite el divino sonido entre los devas.

“Monjes, éstas son las tres clases de divinos sonidos que se emiten entre los devas en ocasiones apropiadas.”

Viendo su victoria en la batalla
—la del discípulo del Recto, Auto-Iluminado—
Hasta los devas rinden homenaje
A aquel grandioso, maduro en sabiduría.
“Te homenajeamos, el maduro en sabiduría,
Tú, que has ganado una dura batalla,
Destruyendo las armas de la Muerte,
Con la liberación carente de obstrucciones.”
Así rinden el homenaje los devas
A aquel que alcanzó la meta,
En el que no se percibe más
Oscilación alguna frente al poderío de la Muerte.