Colección de discursos agrupados temáticamente

Paccaya Sutta

12.20. Las condiciones

En Savatthi. “Monjes, voy a enseñaros acerca del origen dependiente y acerca del surgimiento dependiente de los fenómenos. Escuchad y prestad atención que voy a hablar”.

“Sí, venerable señor”, respondieron aquellos monjes y el Bienaventurado dijo:

“Y, ¿qué es, monjes, el origen dependiente? ‘Con el nacimiento como condición, la vejez-y-muerte [llega a ser]’: sea que aquí haya el surgimiento de los Tathagatas o sea que no haya aquí el surgimiento de los Tathagatas, aquel elemento aún persiste, el establecimiento del Dhamma, el curso fijo del Dhamma, la condicionalidad específica.

‘Con la existencia como condición, el nacimiento’… ‘Con el apego como condición, la existencia’… ‘Con la avidez como condición, el apego’… ‘Con la sensación como condición, la avidez’… ‘Con el contacto como condición, la sensación’… ‘Con la séxtuple base de los sentidos como condición, el contacto’… ‘Con el nombre-y-forma como condición, la séxtuple base de los sentidos’… ‘Con la conciencia como condición, el nombre-y-forma’… ‘Con las formaciones mentales como condición, la conciencia’… ‘Con la ignorancia como condición, las formaciones mentales’: sea que aquí haya el surgimiento de los Tathagatas o sea que no haya aquí el surgimiento de los Tathagatas, aquel elemento aún persiste, el establecimiento del Dhamma, el curso fijo del Dhamma, la condicionalidad específica. Y el Tathagata se despierta a él y penetra a través de él. Habiendo hecho esto, lo explica, lo enseña, lo proclama, lo establece, lo desglosa, lo analiza y lo dilucida. Entonces, dice: ‘Mirad: con la ignorancia como condición, las formaciones metales’.

“Tal es, monjes, la realidad en eso, la inerrancia, no de otra manera, la condicionalidad específica: esto se llama, monjes, el origen dependiente.

“Y, ¿qué son monjes, los fenómenos surgidos dependientemente? La vejez-y-muerte, monjes, es transitoria, condicionada, surgida dependientemente, sujeta a destrucción, desvanecimiento, desaparición y cese’. ‘El nacimiento es transitorio…' ‘La existencia es transitoria…' ‘El apego es transitorio…' ‘La avidez es transitoria…' ‘La sensación es transitoria…' ‘El contacto es transitorio…' ‘La séxtuple base de los sentidos es transitoria…' ‘El nombre-y-forma es transitorio…' ‘La conciencia es transitoria…' ‘Las formaciones mentales son transitorias…' ‘La ignorancia es transitoria, condicionada, surgida dependientemente, sujeta a la destrucción, desvanecimiento, desaparición y cese’.

“Estos de llaman, monjes, los fenómenos surgidos dependientemente.

“Monjes, cuando el noble discípulo lo haya visto claramente con la correcta sabiduría tal como es realmente el origen dependiente y esos fenómenos surgidos dependientemente, es imposible que dé vuelta atrás, vuelva al pasado, pensando: ‘¿He existido en el pasado? ¿No he existido en el pasado? ¿Qué era en el pasado? ¿Cómo era en el pasado? ¿Habiendo sido qué, qué llegué a ser en el pasado? O, [es imposible] que vaya hacia adelante dentro del futuro, pensando: ‘¿Voy a existir en el futuro? ¿No voy a existir en el futuro? ¿Qué seré en el futuro? ¿Cómo seré en el futuro? ¿Habiendo sido qué, qué llegaré a ser en el futuro? O, [es imposible] que ahora llegue a estar confundido internamente acerca del presente, pensando: ‘¿Existo? ¿No existo? ¿Qué soy? ¿Cómo soy? Este ser, ¿de dónde vino y adónde va?’.

“Y, ¿por qué [esto es imposible]? Porque el noble discípulo, monjes, ha visto claramente con la correcta sabiduría tal como es realmente el origen dependiente y aquellos fenómenos surgidos dependientemente”.