Colección de discursos agrupados temáticamente

Bhuta Sutta

12.31. Llegar a ser

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda Jeta, del parque de Anathipindika, cerca de Savatthi. Estando allí, el Bienaventurado se dirigió al Venerable Sariputta de esta manera:

“Sariputta, en ‘Las preguntas de Ajita’ del Parayana se ha dicho :

Y los múltiples aprendices aquí:
Preguntado acerca de su manera de conducirse,
Discretamente, dígamelo, señor’.

“¿Cómo debería ser entendida en detalle esa declaración hecha así en breve?”.

Cuando se dijo eso, el Venerable Sariputta permaneció en silencio. Y por segunda vez… por tercera vez el Bienaventurado se dirigió al Venerable Sariputta de esta manera: “Sariputta, en ‘Las preguntas de Ajita’ del Parayana se ha dicho…”. Y por segunda vez… por tercera vez cuando se dijo eso, el Venerable Sariputta permaneció en silencio.

“Sariputta, ¿ves: ‘Esto ha llegado a ser’? ¿Ves: ‘Esto ha llegado a ser’, Sariputta?”.

“Venerable señor, uno ve tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘esto ha llegado a ser’. Habiendo visto tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Esto ha llegado a ser’, uno está practicando con el propósito de [hacer surgir] la repugnancia, hacia lo que ha llegado a ser, para su desaparición y cese. Uno ve tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Este surgimiento ocurre con aquello como nutrimento’. Habiendo visto tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Este surgimiento ocurre con aquello como nutrimento’, uno está practicando con el propósito de [hacer surgir] la repugnancia, hacia su surgimiento a través del nutrimento, para su desaparición y cese. Uno ve tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Con el cese de aquel nutrimento lo que ha llegado a ser está sujeto al cese’. Habiendo visto tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Con el cese de aquel nutrimento lo que ha llegado a ser está sujeto al cese’, uno está practicando con el propósito de [hacer surgir] la repugnancia, hacia lo que está sujeto al cese, para su desaparición y el cese. Es de esta manera que uno es un aprendiz.

“Ahora bien, venerable señor, ¿cómo uno comprendió el Dhamma? Venerable señor, uno ve tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Esto ha llegado a ser’. Habiendo visto tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Esto ha llegado a ser’, a través de la repugnancia, hacia lo que ha llegado a ser, a través de su desaparición y el cese uno es liberado mediante el no apego. Uno ve tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Este surgimiento ocurre con aquello como nutrimento’. Habiendo visto tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Este surgimiento ocurre con aquello como nutrimento’, a través de la repugnancia hacia su surgimiento a través del nutrimento, a través de su desaparición y el cese uno es liberado mediante el no apego. Uno ve tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Con el cese de aquel nutrimento lo que ha llegado a ser está sujeto al cese’. Habiendo visto tal como eso realmente es con la correcta sabiduría: ‘Con el cese de aquel nutrimento lo que ha llegado a ser está sujeto al cese’, a través de la repugnancia hacia lo que está sujeto al cese, a través de su desaparición y cese uno es liberado mediante el no apego. Es de esa manera que uno ha comprendido el Dhamma.

“Venerable señor, cuando en ‘Las preguntas de Ajita’ del Parayana se ha dicho:

Y los múltiples aprendices aquí:
Preguntado acerca de su manera de conducirse,
Discretamente, dígamelo, señor’.

“Esto, que ha sido expresado en breve así, debería ser entendido en detalle de esta manera”.

“¡Bien, Sariputta! ¡Muy bien, Sariputta! …[el Buda repite aquí el discurso entero del Venerable Sariputta]… Esto, que haya sido expresado en breve así, debería ser entendido en detalle de esta manera”.