Colección de discursos agrupados temáticamente

Dighalatthi Sutta

2.13. Dighalatthi

Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en el santuario de las ardillas, en la arboleda de los bambúes, cerca de Rajagaha. Entonces, cuando la noche estaba avanzada, Dighalatthi, un deva joven de imponente belleza, iluminando toda la arboleda de los bambúes, se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se quedó a un lado. Y estando a un lado, recitó este verso en presencia del Bienaventurado:

Alguien, cuya mente es liberada,
Si quiere seguir los logros de su corazón,
Empeñado en lo que es su ventaja.
Habiendo conocido el surgimiento y la desaparición del mundo,
Que sea ligero en su mente y desatado”.