Colección de discursos agrupados temáticamente

Siva Sutta

2.21. Siva

Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de Jeta, en el parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. Entonces, cuando la noche estaba avanzada, Siva, un deva joven de imponente belleza, iluminando toda la arboleda de Jeta, se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se quedó a un lado. Y estando a un lado, recitó estos versos en presencia del Bienaventurado:

Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Uno llega a ser mejor, nunca peor.

“Uno debe asociarse solamente con el bueno,
Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Uno gana la sabiduría, pero no del otro.

“Uno debe asociarse solamente con el bueno,
Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Uno no sufre en medio del sufrimiento.

“Uno debe asociarse solamente con el bueno,
Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Uno brilla en medio de sus relaciones.

“Uno debe asociarse solamente con el bueno,
Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Los seres van a un buen destino.

“Uno debe asociarse solamente con el bueno,
Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Los seres moran confortablemente”.

Entonces el Bienaventurado replicó al joven deva Siva en verso:

Con el bueno uno debe fomentar la intimidad.
Habiendo aprendido el verdadero Dhamma del bueno,
Uno es liberado de toda la insatisfacción”.