Colección de discursos agrupados temáticamente

Aniccasanna Sutta

22.102. Percepción de la transitoriedad

En Savatthi.

“Monjes, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada, la misma elimina toda la codicia sensual, elimina toda la codicia por la existencia, elimina toda la ignorancia y desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que un arador que labra la tierra con su gran arado en el otoño corta todas las raíces surcando, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada, la misma elimina toda la codicia sensual, elimina toda la codicia por la existencia, elimina toda la ignorancia y desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que un cortador de juncos corta el junco, lo agarra por la parte superior, lo sacude, lo tira abajo y late con golpes pesados, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que cuando se corta un tallo de racimo de mangos, todos los mangos atados al tallo lo siguen, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que todas las vigas de la casa del techo de dos aguas conducen a la cima del techo, se inclinan hacia la cima del techo, convergen en la cima del techo y la cima del techo se declara como la parte principal, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que entre las raíces fragrantes, la negra raíz del lirio es declarada como la primera entre ellas, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que entre los fragrantes durámenes, el sándalo es declarado como el primero entre ellos, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que entre las flores fragrantes, el jazmín es declarado como el primero entre ellas, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que todos los pequeños príncipes son vasallos del monarca universal y el monarca universal es declarado como el primero entre ellos, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que el resplandor de las estrellas no suma ni la decimosexta parte del resplandor de la luna, y el resplandor de la luna es declarado como el primero entre ellas, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada… desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Al igual, monjes, que cuando el cielo del otoño se pone claro y sin nubes, el sol asciende al cielo y disipa toda la oscuridad del espacio brillando, irradiando y resplandeciendo, de la misma manera, cuando la percepción de la transitoriedad es desarrollada y cultivada, la misma elimina toda la codicia sensual, elimina toda la codicia por la existencia, elimina toda la ignorancia y desarraiga la presunción del ‘yo soy’.

“Y, ¿cómo, monjes, se desarrolla y se cultiva la percepción de la transitoriedad de manera tal que la misma elimine toda la codicia sensual, elimine toda la codicia por la existencia, elimine toda la ignorancia y desarraigue la presunción del ‘yo soy’? ‘Tal es la forma, tal es su origen, tal es su desaparición; tal es la sensación, tal es su origen, tal es su desaparición; tal es la percepción, tal es su origen, tal es su desaparición; tales son las formaciones mentales, tal es su origen, tal es su desaparición; tal es la conciencia, tal es su origen, tal es su desaparición’; de esta manera, monjes, debe ser desarrollada y cultivada la percepción de la transitoriedad de manera tal que la misma elimine toda la codicia sensual, elimine toda la codicia por la existencia, elimine toda la ignorancia y desarraigue la presunción del ‘yo soy’”.