Colección de discursos agrupados temáticamente

Dhammakathika Sutta

22.115. El expositor del Dhamma

En Savatthi. En esa ocasión un cierto monje se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Estando sentado a un lado, aquel monje dijo al Bienaventurado:

“Venerable señor, se ha dicho ‘el expositor del Dhamma, el expositor del Dhamma’. ¿De qué manera, venerable señor, uno es un expositor del Dhamma?”

“Monje, si uno enseña el Dhamma con el propósito de [generar] la repugnancia hacia la forma, para su desaparición y cese, uno puede llamarse el monje que es un expositor del Dhamma. Si uno practica con el propósito de [generar] la repugnancia hacia la forma, para su desaparición y cese, uno puede llamarse el monje que practica de acuerdo con el Dhamma. Si, mediante la repugnancia hacia la forma, mediante su desaparición y cese, uno llega a ser liberado a través del no apego, uno puede llamarse el monje que alcanzó el Nibbana aquí y ahora.

“Además, monje, si uno enseña el Dhamma con el propósito de [generar] la repugnancia hacia la sensación… percepción… formaciones mentales… conciencia, para su desaparición y cese, uno puede llamarse el monje que es un expositor del Dhamma. Si uno practica con el propósito de [generar] la repugnancia hacia la conciencia, para su desaparición y cese, uno puede llamarse el monje que practica de acuerdo con el Dhamma. Si, mediante la repugnancia hacia la conciencia, mediante su desaparición y cese, uno llega a ser liberado a través del no apego, uno puede llamarse el monje que alcanzó el Nibbana aquí y ahora”.