Colección de discursos agrupados temáticamente

Dutiyaassada Sutta

22.27. Segundo discurso sobre la gratificación

En Savatthi. “Monjes, me propuse buscar la gratificación de la forma. Cualquier gratificación que haya en la forma, la he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende la gratificación de la forma.

“Monjes, me propuse buscar el peligro de la forma. Cualquier peligro que haya en la forma, lo he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende el peligro de la forma.

“Monjes, me propuse buscar el escape de la forma. Cualquier escape que haya de la forma, lo he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende el escape de la forma.

“Monjes, me propuse buscar la gratificación de la sensación… el peligro de la sensación… el escape de la sensación. Cualquier escape que haya de la sensación, lo he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende el escape de la sensación.

“Monjes, me propuse buscar la gratificación de la percepción… el peligro de la percepción… el escape de la percepción. Cualquier escape que haya de percepción, lo he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende el escape de la percepción.

“Monjes, me propuse buscar la gratificación de las formaciones mentales… el peligro de las formaciones mentales… el escape de las formaciones mentales. Cualquier escape que haya de las formaciones mentales, lo he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende el escape de las formaciones mentales.

“Monjes, me propuse buscar la gratificación del estado de conciencia… el peligro de la conciencia… el escape de la conciencia. Cualquier escape que haya de la conciencia, lo he descubierto. He visto claramente y con sabiduría hasta dónde se extiende el escape de la conciencia.

“Monjes, hasta tanto que no haya conocido directamente cómo realmente es la gratificación, el peligro y el escape en caso de estos cinco cúmulos sujetos al apego, no pretendía estar despierto a esa insuperable y perfecta iluminación en este mundo con sus devas, Mara y Brahma, en esta generación con sus ascetas y brahmanes, con sus devas y seres humanos. Pero cuando los he conocido a todos directamente tal como realmente son, consideré estar despierto a esa insuperable y perfecta iluminación en este mundo con sus devas, Mara y Brahma, en esta generación con sus ascetas y brahmanes, con sus devas y seres humanos.

“Este conocimiento y esta visión surgió en mí: ‘Inamovible es mi liberación mental; éste es mi último nacimiento; he aquí no hay más futuras existencias’”.