Colección de discursos agrupados temáticamente

Arahanta Sutta

22.76. Los arahants

En Savatthi.

“Monjes, la forma es transitoria. Lo que es transitorio es insatisfacción. Lo que es insatisfacción el no-ser. Lo que es el no-ser debería ser visto tal como realmente es con la correcta sabiduría de esta manera: ‘eso no es mío, eso no soy yo, eso no es mi ser’.

“Monjes, la sensación es transitoria… la percepción es transitoria… las formaciones mentales son transitorias… la conciencia es transitoria. Lo que es transitorio es insatisfacción. Lo que es insatisfacción el no-ser. Lo que es el no-ser debería ser visto tal como realmente es con la correcta sabiduría de esta manera: ‘eso no es mío, eso no soy yo, eso no es mi ser’.

“Viendo de esa manera, monjes, el instruido noble discípulo experimenta repugnancia hacia la forma, repugnancia hacia la sensación, repugnancia hacia las formaciones mentales, repugnancia hacia la conciencia. Experimentando la repugnancia, llega a ser desapasionado. A través del desapasionamiento [su mente] llega a liberarse. Cuando es liberado, llega este conocimiento: ‘esa es la liberación’. Y él comprende esto: ‘el nacimiento está destruido, la vida santa ha sido vivida, lo que estaba por hacerse ha sido realizado y he aquí no hay más futuros estados de existencia.’

“En cualquier medio, monjes, donde hay moradas de seres, incluso en el pináculo de la existencia, ellos son los primeros en el mundo, ellos son los mejores, es decir, los arahants”.

Esto es lo que dijo el Bienaventurado. Y habiendo dicho eso, el Sublime, el Maestro agregó lo siguiente:

“Realmente felices son los arahants,
La codicia no puede ser encontrada más en ellos.
Cortada está la presunción del ‘yo soy’,
Rota en pedazos está la red de la falsa ilusión.

“Ellos habían llegado el estado de la no agitación,
Limpias están sus mentes;
Están sin mancha en el medio el mundo,
Son unos santos, sin contaminaciones.

“Habiendo plenamente comprendido los cinco cúmulos,
Se extienden a las siete buenas cualidades,
Aquellos hombres superiores dignos de alabanzas,

“Dotados de los diez factores,
Esos grandes nagas concentrados,
Son los mejores seres en el mundo:
La codicia no puede ser encontrada más en ellos.

“Ha surgido en ellos este conocimiento:
‘Este cuerpo es el último que llevo’,
En consideración a lo esencial de la vida santa,
No dependen más de nadie.

“Ellos no vacilan más en la discriminación,
Están liberados de la renovación de la existencia.
Habiendo alcanzado el estado de estar amansado,

“Arriba, a lo largo o abajo,
El deleite no se encuentra más en ellos.
Valientemente rugen su rugido del león:

‘Los iluminados son los seres supremos en el mundo’”.