Colección de discursos agrupados temáticamente

Dutiyaupadaparitassana Sutta

22.8. Segundo discurso sobre la agitación a través del apego

En Savatthi. “Monjes, voy a enseñaros sobre la agitación a través del apego y sobre la no-agitación a través de la ausencia del apego. Escuchad y prestad atención que voy a hablar…

“Y ¿cómo es, monjes, la agitación a través del apego? He aquí, monjes, un mundano no instruido que nunca busca a los nobles, no es hábil ni disciplinado en su Dhamma, que nunca busca a las personas superiores, no es hábil ni disciplinado en su Dhamma, considera la forma de esa manera: ‘eso es mío, eso soy yo, eso es mi ser’. Y aquella forma suya cambia y se altera. Con el cambio y la alteración de la forma, he aquí surge en él el dolor, el lamento, la pena, el displacer y la desesperanza.

“Además, monjes, él considera la sensación de esa manera… considera la percepción de esa manera… considera las formaciones mentales de esa manera… considera la conciencia de esa manera: ‘eso es mío, eso soy yo, eso es mi ser’. Y aquella forma suya cambia y se altera. Con el cambio y la alteración de la forma, he aquí surge en él el dolor, el lamento, la pena, el displacer y la desesperanza.

“De esta forma, monjes, es la agitación a través del apego.

“Y ¿cómo es, monjes, la no-agitación a través de la ausencia del apego?

“He aquí, monjes, un instruido noble discípulo que busca a los nobles, es hábil y disciplinado en su Dhamma, que busca a las personas superiores, es hábil y disciplinado en su Dhamma, no considera la forma de esa manera: ‘eso es mío, eso soy yo, eso es mi ser’. Y aquella forma suya cambia y se altera. Pero con el cambio y la alteración de la forma, he aquí no surge en él el dolor, el lamento, la pena, el displacer ni la desesperanza.

“Además, monjes, él no considera la sensación de esa manera… no considera la percepción de esa manera… no considera las formaciones mentales de esa manera… no considera la conciencia de esa manera: ‘eso es mío, eso soy yo, eso es mi ser’. Y aquella forma suya cambia y se altera. Pero con el cambio y la alteración de la forma, he aquí no surge en él el dolor, el lamento, la pena, el displacer ni la desesperanza.

“De esta forma, monjes, es la no-agitación a través de la ausencia del apego”.