Colección de discursos agrupados temáticamente

Dutiyasangana Sutta

3.15. Segundo discurso sobre la batalla

En Savatthi. Entonces el rey Ajatasattu de Magadha, el hijo de Videhan, movilizó el ejército de cuatro divisiones y marchó en dirección a Kasi, en contra del rey Pasenadi de Kosala. Y el rey Pasenadi al escuchar este reporte movilizó un ejército de cuatro divisiones y emprendió una contra-marcha en la dirección de Kasi, en contra del rey Ajatasattu de Magadha. Entonces, el rey Ajatasattu de Magadha y el rey Pasenadi de Kosala se enfrentaron en la batalla. En aquella batalla el rey Pasenadi derrotó al rey Ajatasattu y lo capturó con vida.

Entonces, esto se le ocurrió al rey Pasenadi: “Aunque este rey Ajatasattu de Magadha ha transgredido en contra de mí, mientras que yo no transgredí en su contra, aún así él es mi sobrino. Tal vez debo confiscarle todas sus tropas de elefantes, toda su caballería, todas sus tropas de carruajes y toda su infantería, y luego dejarlo ir sin nada, pero con vida”.

Entonces, el rey Pasenadi confiscó todas las tropas de elefantes del rey Ajatasattu, toda su caballería, todas sus tropas de carruajes y toda su infantería, y luego lo dejó ir sin nada, pero con vida.

Entonces, por la mañana temprano un grupo de monjes se vistió y, tomando sus cuencos y hábitos exteriores, entró a Savatthi por la comida de las limosnas. Cuando hubieron concluido esta su habitual ronda en búsqueda de la comida de las limosnas, después de haber retornado y comido, se acercaron al Bienaventurado, le rindieron homenaje, se sentaron a un lado y reportaron al Bienaventurado lo sucedido.

Entonces el Bienaventurado, habiendo comprendido el significado de esto, en aquella ocasión recitó estos versos:

Mientras que esto sirve a sus fines,
Pero cuando los otros lo saquean,
Entonces el saqueador se ve saqueado.

“El tonto cree que es un afortunado,
Mientras sus maldades no maduran,
Pero cuando sus malas obras han madurado,
El tonto sufre.

“Un asesino engendra al otro,
Un conquistador, al otro que conquista,
El que abusa engendra al abusador,
Y un calumniador, a uno que calumnia.
De esa manera, mediante el desenvolvimiento del kamma,
El saqueador es saqueado”.