Colección de discursos agrupados temáticamente

Puggala Sutta

3.21. Las personas

En Savatthi . El rey Pasenadi de Kosala se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Y el Bienaventurado le dijo:

“Gran rey, he aquí estas cuatro clases de personas que se encuentran existiendo en el mundo. Y, ¿cuáles son esas cuatro? Alguien que va de las tinieblas a las tinieblas, alguien que va de las tinieblas a la luz, alguien que va de la luz a las tinieblas y alguien que va de la luz a la luz.

“Y, ¿cómo es, gran rey, alguien que va de las tinieblas a las tinieblas? He aquí, gran rey, hay alguna persona que renació en una familia baja, de los candalas, trabajadores de bambúes, cazadores, productores de carros o barrenderos de flores; una persona así es pobre, con poca comida y bebida, que subsiste con dificultad y obtiene la comida y la vestimenta con dificultad; también es feo, desagradable, de pequeña estatura, con muchas dolencias, además de estar ciego, lisiado, cojo o paralítico. No obtiene comida, bebida, vestimenta, vehículos, guirnaldas, perfumes ni ungüentos, lechos, casas ni luces. Se involucra en mala conducta corporal, verbal y mental. En consecuencia, con la disolución del cuerpo después de la muerte, renace en el plano de la miseria, en mal destino, en el mundo bajo, en el infierno. Es de esta manera, gran rey, alguien que va de las tinieblas a las tinieblas.

“Imagina, gran rey, a un hombre que transita de oscuridad a oscuridad, de penumbra a penumbra o de una mancha a otra: yo digo que esta persona sería exactamente igual. De esa manera, gran rey, es alguien que va de las tinieblas a las tinieblas.

“Y, ¿cómo es, gran rey, alguien que va de las tinieblas a la luz? He aquí, gran rey, hay alguna persona que renació en una familia baja… obtiene la comida y la vestimenta con dificultad; también es feo… o paralítico. No obtiene comida… ni luces. Pero se involucra en buena conducta corporal, verbal y mental. En consecuencia, con la disolución del cuerpo después de la muerte, renace en el buen destino, en el mundo celestial. Es de esta manera, gran rey, alguien que va de las tinieblas a la luz.

“Imagina, gran rey, a un hombre que sube desde el suelo a un palanquín, o de un palanquín a un caballo, o de un caballo para montar a un elefante, o de un elefante para subir a una mansión: yo digo que esta persona sería exactamente igual. De esa manera, gran rey, es alguien que va de las tinieblas a la luz.

“Y, ¿cómo es, gran rey, alguien que va de la luz a las tinieblas? He aquí, gran rey, hay alguna persona que renació en una familia alta, de los influyentes katthinas, de los influyentes brahmanes o de los influyentes hombres hogareños; una persona así es rica, con grandes riquezas y propiedades, con abundante oro y plata, con grandes tesoros y posesiones, con muchas riquezas y granos; también es bien parecido, agradable, atractivo, poseedor de una complexión de suprema belleza. Obtiene la comida, bebida, vestimenta, vehículos, guirnaldas, perfumes y ungüentos, lechos, casas y luces. Pero se involucra en mala conducta corporal, verbal y mental. En consecuencia, con la disolución del cuerpo después de la muerte, renace en el plano de la miseria, en mal destino, en el mundo bajo, en el infierno. Es de esta manera, gran rey, alguien que va de la luz a las tinieblas.

“Imagina, gran rey, a un hombre que desciende de una mansión a un elefante, o de un elefante para montar a un caballo, o de un caballo a un palanquín, o de un palanquín al suelo: yo digo que esta persona sería exactamente igual. De esa manera, gran rey, es alguien que va de la luz a las tinieblas.

“Y, ¿cómo es, gran rey, alguien que va de la luz a la luz? He aquí, monjes, hay alguna persona que renació en una familia alta… con muchas riquezas y granos; también es bien parecido… poseedor de una complexión de suprema belleza. Obtiene la comida… casas y luces. Y se involucra en buena conducta corporal, verbal y mental. En consecuencia, con la disolución del cuerpo después de la muerte, renace en el buen destino, en el mundo celestial. Es de esta manera, monjes, alguien que va de la luz a la luz.

“Imagina, gran rey, a un hombre que cruza del palanquín al palanquín, o del caballo al caballo, o de un elefante montado al elefante montado, o de la mansión a la mansión: yo digo que esta persona sería exactamente igual. De esa manera, gran rey, es alguien que va de la luz a la luz.

“Estas son, gran rey, las cuatro clases de personas que se encuentran existiendo en el mundo.

Carente de fe, tacaña,
Avara, con mala intención,
Con errados puntos de vista, irrespetuosa,

“Que abusa e injuria a los escetas,
Brahmanes y otros mendicantes,
Un nihilista, escarnecedor, que esconde
Las dádivas de otros a los mendigos:

“Cuando semejante persona muere, oh rey,
Va, oh señor de la gente,
Al terrible infierno,
Va de la oscuridad a la oscuridad.

“La persona, oh rey, que es pobre,
Pero dotada de fe y generosa,
Alguien que da dádivas con la mejor de las intenciones,

“Que se levanta frente a los ascetas y los venera,
Frente a los brahmanes y otros mendicantes:
Alguien que se entrena en recta conducta,
Que no esconde los donativos de comida a los mendigos:
Va, oh señor de la gente,
Al triple cielo,
Va de la oscuridad a la luz.

“La persona, gran rey, que es rica,
Pero carente de fe, tacaña,
Avara, con mala intención,
Con errados puntos de vista, irrespetuosa,

“Que abusa e injuria a los escetas,
Brahmanes y otros mendicantes,
Un nihilista, escarnecedor, que esconde
Las dádivas de otros a los mendigos:

“Cuando semejante persona muere, oh rey,
Va, oh señor de la gente,
Al terrible infierno,
Va de la luz a la oscuridad.

“La persona, oh rey, que es rica,
Y dotada de fe y generosa,
Alguien que da dádivas con la mejor de las intenciones,

“Que se levanta frente a los ascetas y los venera,
Frente a los brahmanes y otros mendicantes:
Alguien que se entrena en recta conducta,
Que no esconde los donativos de comida a los mendigos:
Va, oh señor de la gente,
Al triple cielo,
Va de la luz a la luz”.