Colección de discursos agrupados temáticamente

Addakarama Sutta

3.7. La sala de juicio

En Savatthi. Sentado a un lado, el rey Pasenadi de Kosala dijo al Bienaventurado: “He aquí, Venerable Señor, mientras estaba sentado en la sala de juicio, he visto incluso a los influyentes khattiyas, influyentes brahmanes e influyentes hombres hogareños –ricos, con grandes riquezas y propiedades, con abundante oro y plata, abundantes tesoros y comodidades, abundantes bienes y granos–, diciendo deliberadamente mentiras en aras de los placeres sensuales, con los placeres sensuales como la causa, por cuenta de los placeres sensuales. Entonces, se me ocurrió esto: ‘Ya tengo suficiente con esa sala de juicios. Ahora es la Buena Cara que va a ser conocida en esos juicios’.

“¡Es así, gran rey, es así mismo! Incluso los influyentes khattiyas, influyentes brahmanes e influyentes hombres hogareños –ricos, con grandes riquezas y propiedades, con abundante oro y plata, abundantes tesoros y comodidades, abundantes bienes y granos– dicen deliberadamente mentiras en aras de los placeres sensuales, con los placeres sensuales como la causa, por cuenta de los placeres sensuales. Esto les conduce al dolor y el sufrimiento por largo tiempo.

Codiciosos, aturdidos por los placeres sensuales,
No se dan cuenta de que se han ido lejos,
Como un pez que entra en una red preparada.
Posteriormente, el amargo fruto es de ellos,
Realmente malo es el resultado”.