Colección de discursos agrupados temáticamente

Mallika Sutta

3.8. Mallika

En Savatthi. En esa ocasión el rey Pasenadi de Kosala se fue a la terraza superior del palacio con la princesa Mallika. Entonces, el rey Pasenadi de Kosala dijo a la princesa Mallika: “¿Hay alguien, Mallika, más querido para ti que tú misma?”.

“No hay nadie, gran rey, más querido para mí que yo misma. Pero y, ¿hay alguien, gran rey, más querido para ti que tú mismo?”.

“Para mí tampoco, Mallika, nadie hay más querido que yo mismo”.

Acto seguido, el rey Pasenadi de Kosala descendió del palacio y se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le relató su conversación con la princesa Mallika. Entonces el Bienaventurado, habiendo comprendido el significado de esto, en esta ocasión recitó el siguiente verso:

“Habiendo atravesado los cuatro puntos cardinales con la mente,
Uno se da cuenta que no hay nadie más querido que uno mismo,
De ahí que cada cual se tiene a sí mismo como lo más querido,
Y amándose a sí mismo, no debe dañar a otros”.