Colección de discursos agrupados temáticamente

Saragandhadidatasuttanavaka

31.4–12. Nueve discursos con el dador [en caso] de los que moran en el duramen aromático

[4–12] En Savatthi. Sentado a un lado, aquel monje dijo al Bienaventurado: “Venerable señor, ¿cuál es la causa y cuál la razón, por la cual alguien aquí, al quebrarse el cuerpo, después de la muerte renace en la compañía de los devas que moran en el duramen aromático… en la madera blanda aromática… en la corteza del árbol aromático… en el retoño aromático… en las hojas aromáticas… en las flores aromáticas… en las frutas aromáticas… en la savia aromática… en las esencias aromáticas?”

“He aquí, monje, alguien actúa de buena manera en el cuerpo, el habla y la mente. Y él ha escuchado: ‘los devas que moran en el duramen aromático… en la madera blanda aromática… en la corteza del árbol aromático… en el retoño aromático… en las hojas aromáticas… en las flores aromáticas… en las frutas aromáticas… en la savia aromática… en las esencias aromáticas son longevos, bellos y abundan en felicidad’. Y piensa: ‘ojalá que, con la ruptura del cuerpo, después de la muerte, pueda nacer en la compañía de los devas que moran en el duramen aromático… en la madera blanda aromática… en la corteza del árbol aromático… en el retoño aromático… en las hojas aromáticas… en las flores aromáticas… en las frutas aromáticas… en la savia aromática… en las esencias aromáticas’. Y él llega a ser el dador del duramen aromático… la madera blanda aromática… la corteza del árbol aromático… el retoño aromático… las hojas aromáticas… las flores aromáticas… las frutas aromáticas… la savia aromática… las esencias aromáticas. Entonces, con la ruptura del cuerpo, después de la muerte, renace en la compañía de los devas que moran en el duramen aromático… en la madera blanda aromática… en la corteza del árbol aromático… en el retoño aromático… en las hojas aromáticas… en las flores aromáticas… en las frutas aromáticas… en la savia aromática… en las esencias aromáticas.

“Ésta es la causa, monje, y la razón, por la cual alguien aquí, al quebrarse el cuerpo, después de la muerte renace en la compañía de los devas que moran en el duramen aromático… en la madera blanda aromática… en la corteza del árbol aromático… en el retoño aromático… en las hojas aromáticas… en las flores aromáticas… en las frutas aromáticas… en la savia aromática… en las esencias aromáticas”.