Colección de discursos agrupados temáticamente

Pathamaruparama Sutta

35.136. Deleite en las formas

{136} “Monjes, los devas y los seres humanos se deleitan en las formas, encuentran deleite en las formas y se regocijan en ellas. Y con el cambio, con la desaparición y el cese de las formas, los devas y los seres humanos moran en la insatisfacción. Además, monjes, los devas y los seres humanos se deleitan en los sonidos… en los olores… en los sabores… en las sensaciones táctiles… en los fenómenos mentales, encuentran deleite en los fenómenos mentales y se regocijan en ellos. Y con el cambio, con la desaparición y el cese de los fenómenos mentales, los devas y los seres humanos moran en la insatisfacción.

“Pero, monjes, el Tathagata, el Arahant, el Plenamente Iluminado, comprendió tal como realmente es el origen y la desaparición, la gratificación, el peligro y el escape en consideración a las formas. Él no se deleita en las formas, no encuentra deleite en las formas ni se regocija en ellas. Y con el cambio, con la desaparición y el cese de las formas, el Tathagata mora feliz.

“Además, monjes, el Tathagata, el Arahant, el Plenamente Iluminado, comprendió tal como realmente es el origen y la desaparición, la gratificación, el peligro y el escape en consideración a los sonidos… a los olores… a los sabores… a las sensaciones táctiles… a los fenómenos mentales. Él no se deleita en los fenómenos mentales, no encuentra deleite en los fenómenos mentales ni se regocija en ellos. Y con el cambio, con la desaparición y el cese de los fenómenos mentales, el Tathagata mora feliz.”

Eso es lo que dijo el Bienaventurado y, habiendo dicho eso, el Sublime, el Maestro agregó:

Las formas, los sonidos, los olores, los sabores,
Los objetos táctiles y todos los objetos mentales-
Siempre y cuando se dice: ‘existen’,
Son considerados como felicidad
Por el mundo con sus devas;
Pero cuando cesan,
Se los considera como insatisfacción.
El noble ha visto como felicidad
El cese de la identidad.

Este [punto de vista] de aquellos que ven con claridad,
Lo que los demás llaman felicidad,
El noble lo llama insatisfacción.
Lo que los demás llaman insatisfacción,

El noble lo llama dicha.
He aquí, este Dhamma es difícil de comprender,
Aquí el tonto queda desconcertado.
Para aquellos que bloquearon sus mentes, eso es escuro,
Pero para el bueno eso queda revelado,
Es una luz aquí, para los que puedan ver.
Los tontos no hábiles en el Dhamma

No lo entienden aunque esté presente.
Ese Dhamma no es fácil de comprender,
Por aquellos que son afligidos con la codicia de la existencia,
Que flotan a lo largo de la corriente de la existencia,
Profundamente hundidos en el reino de Mara.
¿Quién, apartado de los nobles,
Es capaz de comprender ese estado?
Cuando ellos han conocido rectamente aquel estado,
Los inmaculados quedan plenamente saciados.