Colección de discursos agrupados temáticamente

Upavanasanditthika Sutta

35.70. Directamente visible [preguntado por] Upavana

En una ocasión el Venerable Upavana se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le dijo:

“Venerable señor, se ha dicho ‘el Dhamma directamente visible, el Dhamma directamente visible’. ¿De qué manera, venerable señor, el Dhamma es directamente visible, inmediato, que invita a uno a venir y ver, aplicable y experimentable personalmente por el sabio?”

“He aquí, Upavana, habiendo visto una forma con el ojo, el monje experimenta tanto la forma como la codicia por ella. Y él comprende aquella codicia por las formas que existe internamente de esa manera: ‘he aquí hay en mí la codicia interna por las formas’. Cuando esto sucede así, Upavana, el Dhamma es directamente visible, inmediato, que invita a uno a venir y ver, aplicable y experimentable personalmente por el sabio.

“Además, Upavana, habiendo escuchado un sonido con el oído… habiendo olido un olor con la nariz… habiendo saboreado un sabor con la lengua… habiendo sentido un objeto táctil con el cuerpo… habiendo pensado un fenómeno mental con la mente, el monje experimenta tanto el fenómeno mental como la codicia por él. Y él comprende aquella codicia por los fenómenos mentales que existe internamente de esa manera: ‘he aquí hay en mí la codicia interna por los fenómenos mentales’. Cuando esto sucede así, Upavana, el Dhamma es directamente visible, inmediato, que invita a uno a venir y ver, aplicable y experimentable personalmente por el sabio.

“Pero, Upavana, habiendo visto una forma con el ojo, el monje experimenta la forma sin experimentar la codicia por ella. Y él comprende aquella codicia por las formas que no existe internamente de esa manera: ‘he aquí no hay en mí la codicia interna por las formas’. Cuando esto sucede así, Upavana, el Dhamma es directamente visible, inmediato, que invita a uno a venir y ver, aplicable y experimentable personalmente por el sabio.

“Además, Upavana, habiendo escuchado un sonido con el oído… habiendo olido un olor con la nariz… habiendo saboreado un sabor con la lengua… habiendo sentido un objeto táctil con el cuerpo… habiendo pensado un fenómeno mental con la mente, el monje experimenta el fenómeno mental sin experimentar la codicia por él. Y él comprende aquella codicia por los fenómenos mentales que no existe internamente de esa manera: ‘he aquí no hay en mí la codicia interna por los fenómenos mentales’. Cuando esto sucede así, Upavana, el Dhamma es directamente visible, inmediato, que invita a uno a venir y ver, aplicable y experimentable personalmente por el sabio”.