Colección de discursos agrupados temáticamente

Dutiyaayu Sutta

4.10. Segundo discurso sobre el espacio vital

Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de los bambúes, en el santuario de las ardillas, cerca de Rajagaha. Entonces, el Bienaventurado se dirigió a los monjes: “Monjes”.

“Sí, Venerable Señor”, respondieron aquellos monjes y el Bienaventurado continuó:

“Monjes, el espacio vital de los seres humanos es corto. Uno tiene que pasar a la vida venidera. Uno debe hacer lo que es beneficioso y conducente a la vida santa; alguien que tomó el nacimiento, no puede evitar la muerte. Alguien que vive mucho, monjes, vive cien años o un poco más”.

Entonces Mara, el Malvado se acercó al Bienaventurado y se dirigió a él en verso:

La vida no llega al fin.
El espacio vital de los mortales rueda a lo largo
Como la llanta del carruaje alrededor de su eje”.

[El Bienaventurado:]

“Los días y las noches vuelan,
La vida llega al fin.
El espacio vital de los mortales se agota
Como el agua en los riachuelos”.

Entonces Mara, el Malvado, descubriendo: “El Bienaventurado me reconoció, el Afortunado sabe que soy yo”, triste y decepcionado desapareció de allí.