Colección de discursos agrupados temáticamente

Manasa Sutta

4.15. Mental

Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de Jeta, en el parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. Entonces Mara, el Malvado, se acercó al Bienaventurado y se dirigió a él en verso:

Algo de metal que se mueve allí,
Por medio del cual aún te voy a atrapar,
No te me vas a escapar, asceta”.

[El Bienaventurado:]

“Formas, sonidos, sabores, olores,
Y deleitosos objetos táctiles—
El deseo de eso se desvaneció en mí:
Estás derrotado, productor del fin”.

Entonces Mara, el Malvado, descubriendo: “El Bienaventurado me reconoció, el Afortunado sabe que soy yo”, triste y decepcionado desapareció de allí.