Colección de discursos agrupados temáticamente

Tatiyagilana Sutta

46.16. Tercer discurso sobre el enfermo

En cierta ocasión el Bienaventurado estaba morando en Rajagaha, en la arboleda de los bambúes del Santuario de la Ardilla. Ahora bien, en esa ocasión el Bienaventurado se encontraba indispuesto, afligido, gravemente enfermo. Entonces, el Venerable Mahacunda se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. [Luego] el Bienaventurado dijo al Venerable Mahacunda:

“Recita los factores de iluminación, Cunda”.

“Estos siete factores de iluminación, Venerable Señor, han sido correctamente expuestos por el Bienaventurado; cuando son desarrollados y cultivados conducen al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana. ¿Cuáles siete? El factor de iluminación de la atención consciente ha sido correctamente expuesto por el Bienaventurado; cuando es desarrollado y cultivado conduce al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana… El factor de iluminación de la ecuanimidad ha sido correctamente expuesto por el Bienaventurado; cuando es desarrollado y cultivado conduce al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana. Estos siete factores de iluminación, Venerable Señor, han sido correctamente expuestos por el Bienaventurado; cuando son desarrollados y cultivados conducen al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana”.

“¡Ciertamente, Cunda, estos son los factores de la iluminación! ¡Ciertamente, Cunda, estos son los factores de la iluminación!”.

Esto dijo el Venerable Mahacunda con la aprobación del Maestro. Y el Bendito se recuperó de la enfermedad. De este modo, el Bienaventurado se curó de su dolencia.