Colección de discursos agrupados temáticamente

Ambapali Sutta

47.1. Discurso en Ambapali

{367} Esto he escuchado. En una ocasión, el Bienaventurado estaba morando en la Arboleda de Ambapali de Vesali. Estando ahí el Bienaventurado se dirigió a los monjes así: “Monjes”.

“Venerable señor”, respondieron los monjes y el Bienaventurado continuó:

“Este es el único camino de la purificación de los seres, de superar la pena y el lamento; de deshacerse del dolor y el desagrado, de la adquisición del método capaz de realizar el Nibbana, es decir, los cuatro establecimientos de la atención consciente. ¿Cuáles cuatro?

“He aquí, monjes, el monje permanece contemplando el cuerpo en el cuerpo -ardiente, comprendiendo claramente y atentamente consciente; habiendo abandonado la codicia y el desagrado por el mundo. Permanece contemplando las sensaciones en las sensaciones -ardiente, comprendiendo claramente y atentamente consciente; habiendo abandonado la codicia y el desagrado por el mundo. Permanece contemplando la mente en la mente -ardiente, comprendiendo claramente y atentamente consciente; habiendo abandonado la codicia y el desagrado por el mundo. Permanece contemplando los fenómenos en los fenómenos -ardiente, comprendiendo claramente y atentamente consciente; habiendo abandonado la codicia y el desagrado por el mundo.

“Por eso, monjes, este es el único camino de la purificación de los seres, de superar la pena y el lamento; de deshacerse del dolor y el desagrado, de la adquisición del método capaz de realizar el Nibbana, es decir, los cuatro establecimientos de la atención consciente.”

Esto es lo que dijo el Bienaventurado y aquellos monjes se regocijaron y se deleitaron en las palabras del Bienaventurado.