Colección de discursos agrupados temáticamente

Pathamavibhanga Sutta

48.9. Primer discurso con el análisis [de las facultades mentales]

“Monjes, he aquí estas cinco facultades. ¿Cuáles cinco? La facultad de la fe… [la facultad de la energía, la facultad de la atención consciente, la facultad de la concentración]… la facultad de la sabiduría.

“¿Y cuál es, monjes, la facultad de la fe? He aquí, monjes, el noble discípulo es una persona de fe, uno que pone su fe en la iluminación del Tathagata así: ‘El Bienaventurado es un arahant, perfectamente iluminado, realizado en el conocimiento y la conducta, afortunado, conocedor del mundo, guía insuperable de las personas a ser domadas, maestro de devas y seres humanos, el Iluminado, el Bienaventurado’.

“¿Y cuál es, monjes, la facultad de la energía? He aquí, monjes, el noble discípulo permanece con despierta energía para abandonar los estados insalubres y adquirir los estados saludables. Es fuerte, de resuelto esfuerzo, no eludiendo la responsabilidad de cultivar los estados sanos. Esta es la facultad de la energía.

“¿Y cuál es, monjes, la facultad de la atención consciente? He aquí, monjes, el noble discípulo [permanece] atentamente consciente al poseer una elevada atención consciente y prudencia, es alguien que tiene presente y recuerda lo que se hizo y dijo hace mucho tiempo. Esta es la facultad de la atención consciente.

“¿Y cuál es, monjes, la facultad de la concentración? He aquí, monjes, el noble discípulo gana concentración, gana unificación mental, habiéndose liberado de su objeto [propósito]. Esta es la facultad de la concentración.

“¿Y cuál es, monjes, la facultad de la sabiduría? He aquí, monjes, el noble discípulo es sabio, posee una sabiduría dirigida al surgir y desaparecer [de los fenómenos], la cual es noble y penetrante, y conduce a la completa destrucción del sufrimiento. Esta es la facultad de la sabiduría.

“Estas, monjes, son las cinco facultades”.