Colección de discursos agrupados temáticamente

Parinibbana Sutta

6.15. Discurso sobre el paso al Nibbana final

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en Kusinara en Upavattana, en la arboleda de los árboles sala de los mallanos, entre los árboles sala gemelos, en la ocasión de su Nibbana final. Entonces, el Bienaventurado se dirigió a los monjes con estas palabras:

“Ahora, monjes, os declaro esto: todas las cosas condicionadas, están destinadas a desaparecer. ¡Sed vigilantes y esforzaos para completar la tarea!”

Y estas fueron las últimas palabras del Tathagata.

Acto seguido, el Bienaventurado alcanzó el primer jhana. Habiendo emergido del primer jhana, alcanzó el segundo jhana. Habiendo emergido del segundo jhana, alcanzó el tercer jhana. Habiendo emergido del tercer jhana, alcanzó el cuarto jhana. Habiendo emergido del cuatro jhana, alcanzó la esfera del espacio infinito. Habiendo emergido de la esfera del espacio infinito, alcanzó la esfera de la conciencia infinita. Habiendo emergido de la esfera de la conciencia infinita, alcanzó la esfera de la nada. Habiendo emergido de la esfera de la nada, alcanzó la esfera de ni-percepción-ni-la-no-percepción. Habiendo emergido de la esfera de ni-percepción-ni-la-no-percepción, alcanzó el cese de la percepción y de las sensaciones.

Habiendo emergido del cese de la percepción y de las sensaciones, alcanzó la esfera de ni-percepción-ni-la-no-percepción. Habiendo emergido de la esfera de ni-percepción-ni-la-no-percepción, alcanzó la esfera de la nada. Habiendo emergido de la esfera de la nada, alcanzó la esfera de la conciencia infinita. Habiendo emergido de la esfera de la conciencia infinita, alcanzó la esfera del espacio infinito. Habiendo emergido de la esfera del espacio infinito, alcanzó el cuatro jhana. Habiendo emergido del cuarto jhana, alcanzó el tercer jhana. Habiendo emergido del tercer jhana, alcanzó el segundo jhana. Habiendo emergido del segundo jhana, alcanzó el primer jhana.

Habiendo emergido del primer jhana, alcanzó el segundo jhana. Habiendo emergido del segundo jhana, alcanzó el tercer jhana. Habiendo emergido del tercer jhana, alcanzó el cuarto jhana. Habiendo emergido del cuatro jhana, inmediatamente después de esto, el Bienaventurado alcanzó su Nibbana final.

Y cuando el Bienaventurado alcanzó su Nibbana final, simultáneamente con su Nibbana final, el Brama Sahampati pronunció este verso:

finalmente dejan yacer sus cuerpos,
inclusive alguien semejante al Maestro,
la incomparable persona en el mundo,
el Tathagata envuelto en poderes,
el Buda, ha alcanzado el Nibbana final.

Cuando el Bienaventurado alcanzó su Nibbana final, simultáneamente con su Nibbana final, el Sakka, el rey de las divinidades, pronunció este verso:

sujetas a surgir y perecer,
habiendo surgido, cesan,
buena es la paz, cuando hay cese.

Cuando el Bienaventurado alcanzó su Nibbana final, simultáneamente con su Nibbana final, el Venerable Ananda pronunció este verso:

un terrible azoramiento,
cuando el perfecto en todas las cualidades excelsas,
el Buda, alcanzó el Nibbana final.

Cuando el Bienaventurado alcanzó el Nibbana final, simultáneamente con su Nibbana final, el Venerable Anuruddha pronunció este verso:

en el Estable de la mente firme.
Libre de anhelos e inclinado sobre la paz
Uno con visión alcanzó el Nibbana final.
Con la mente inconmovible
soportó las penas,
y como la flama que se ha extinguido
alcanzó la liberación de la mente.