Colección de discursos agrupados temáticamente

Jata Sutta

7.6. Enmarañado

En Savatthi. Entonces el brahmán Jata Bharadvaja, Bharadvaka el Enmarañado, se acercó al Bienaventurado e intercambió con él cordiales saludos. Cuando concluyeron estas sus amables palabras de bienvenida y cordiales saludos, se sentó y se dirigió al Bienaventurado en verso:

“Soy alguien enmarañado por dentro y enmarañado por fuera,
Te preguntó, oh Gotama,
¿Quién puede desenredar esta maraña?”.

[El Bienaventurado:]

“Un hombre establecido en la virtud, sabio,
Desarrollado en la mente y la visión,
Un monje ardiente y discreto:
Él puede desenredar esta maraña.

“Aquellos, para los cuales la codicia y el odio
Junto con la ignorancia han sido expurgados,
Los arahants con las contaminaciones destruidas:
Para ellos la maraña está desenredada.

“Donde el nombre-y-forma,
Cesa por completo,
Y también la afección y la percepción de la forma:
Es allí donde la maraña se corta”.

Cuando se dijo esto, el brahmán Jata Bharadvaja dijo al Bienaventurado: “¡Excelente, maestro Gotama! ¡Excelente, maestro Gotama! El maestro Gotama esclareció el Dhamma de diferentes maneras, como si enderezara lo que estaba torcido, revelara lo que estaba oculto, mostrara el camino a los que estaban perdidos o sostuviera una lámpara en medio de la oscuridad, de manera tal que los de buena vista pudieran ver las formas. Ahora voy por refugio al maestro Gotama, al Dhamma y al Sangha de los monjes. ¿Puedo recibir el renunciamiento bajo el maestro Gotama y recibir la plena ordenación?”.

Entonces el brahmán Jata Bharadvaja recibió el renunciamiento bajo el Bienaventurado y recibió la plena ordenación. Y pronto, no mucho después de su plena ordenación, morando en soledad, apartado, ardiente y resuelto, el Venerable Bharadvaja, al descubrirlo por sí mismo con el conocimiento directo, en esta presente vida entró y permaneció en aquella insuperable meta de la vida santa por la cual, correctamente, los hombres de clan renuncian a la vida hogareña y asumen el estilo de vida sin hogar. Y conoció esto directamente: “Destruido está el nacimiento, la vida santa ha sido vivida, lo que tenía que hacerse ha sido hecho y, he aquí, no hay más futuros estados de existencia”. Y el Venerable Bharadvaja llegó a ser uno de los arahants.