Colección de discursos agrupados temáticamente

Gaggara Sutta

8.11. Discurso [a la orilla del estanque] Gaggara

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en Campa a la orilla del estanque Gaggara junto con el gran Sangha de los monjes, unos quinientos monjes en total, setecientos seguidores laicos, setecientas seguidoras laicas y varios miles de devas jóvenes. Y el Bienaventurado los eclipsó con belleza y gloria.

Entonces, esto se le ocurrió al Venerable Vangisa: “el Bienaventurado está morando en Campa… Y el Bienaventurado los eclipsa con belleza y gloria. ¿Qué tal si ensalzo al Bienaventurado en su presencia con versos apropiados?”

Entonces, el Venerable Vangisa se levantó de su asiento, arregló su hábito exterior en uno de sus hombros y, levantando sus manos juntadas hacia el Bienaventurado en un reverencial saludo, le dijo: “una inspiración me ha llegado, Bienaventurado Señor. Una inspiración me ha llegado, oh Sublime.”

Entonces, el Bienaventurado le dijo: “expresa, entonces, tu inspiración, Vangisa”.

Acto seguido, el Venerable Vangisa ensalzó al Venerable Mahamoggallana en presencia Bienaventurado con apropiado verso:

Como ilumina el sol desprovisto de impurezas,
Así tú, Angirasa, oh gran sabio,
Eclipsas el mundo entero con tu gloria.