Colección de discursos agrupados temáticamente

Viveka Sutta

9.1. La reclusión

Esto he escuchado:

En una ocasión, cierto monje estaba morando entre los kosalans en un cierto matorral del bosque. Entonces, cuando el monje se fue para su morada diurna, se mantuvo pensando los malos y perniciosos pensamientos conectados con la vida hogareña.

Entonces, una joven deva que habitó aquel matorral del bosque, teniendo compasión de este monje, deseando su bien, deseando despertar en él el sentido de urgencia, se le acercó y se dirigió a él en verso:

Pero todavía tu mente brota hacia el exterior,
Hombre, desecha los deseos por la gente,
Entonces serás feliz, libre de lascivia.
Tienes que abandonar el descontentamiento y estar atento,
Déjanos recordarte el camino del bien,
Difícil de cruzar, realmente, es este abismo del polvo;
No dejes que el polvo de la sensualidad te arrastre abajo.
Al igual que el pájaro se quita la tierra
Sacudiéndose del pegajoso polvo,
Así también el monje, esforzado y atento,
Se sacude del pegajoso polvo.

Entonces, aquel monje, despertado por aquella deva joven, adquirió el sentido de urgencia.