Exclamaciones

1.4. Discurso con [el brahmán que emitía] el sonido “hum-hum”

Esto he oído: en una ocasión el Bienaventurado estaba morando en Uruvela, debajo del árbol Bodhi, cerca de la orilla del río Nerañjara. En esta ocasión, el Bienaventurado estaba sentado una semana en la misma posición, con las piernas cruzadas, experimentando la beatitud de la liberación. A l finalizar el séptimo día, el Bienaventurado salió de este estado de concentración .

Entonces, cierto braman que emitía sonidos “hum-hum” se acercó junto al Bienaventurado y, habiéndose acercado, intercambió con él cordiales salutaciones. Al ser concluidas estas amables palabras de bienvenida, se paró a un lado. Y estando parado a un lado, este braman se dirigió al Bienaventurado con las siguientes palabras:

“Amigo Gotama, ¿qué alcance tiene ser un braman y qué es lo que constituye a uno un braman?”

Entonces el Bienaventurado, habiendo penetrado este tema, elevó en este momento la siguiente exclamación (Udana):

El braman que eliminó las cosas malas, no es
un hombre de “hum” o “¡bah!”.
[Sino] aquel que es sin mancha,
Que posee el auto-control y es versado en Vedas;
Que vive la vida santa y habla
de acuerdo a la teoría del Brama, para quien no existen
la falsas abundancias mundanas.