Exclamaciones

2.9. Discurso con Visakha

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Este, en el monasterio construido por la madre de Migara. En aquella ocasión, Visakha, madre de Migara, tenía un asunto que dependía del rey Pasenadi de Kosala. Pero el rey Pasenadi de Kosala no lo resolvió de acuerdo a sus deseos.

Entonces Visakha, madre de Migara, al amanecer, se acercó a donde se encontraba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant, se sentó a un lado. Y el bhagavant le dijo a Visakha, madre de Migara, que se encontraba sentada a un lado: «Pues bien, Visakha, ¿por qué viniste al amanecer?»

«Señor, aquí, tenía un asunto que dependía del rey Pasenadi de Kosala. Pero el rey Pasenadi de Kosala no lo resolvió de acuerdo a mis deseos».

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana :

Toda dependencia comporta sufrimiento;
todo poder comporta felicidad;
la gente sufre en lo que posee de común con otros;
las ataduras son difíciles de superar.