Exclamaciones

3.1. Discurso sobre las acciones y sus resultados

Un monje contemplativo resiste los dolores de la enfermedad.

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión un bhikkhu estaba sentado cerca del bhagavant, habiendo adoptado la postura pallanka manteniendo el cuerpo erguido y experimentando, atento y consciente, sin desalentarse, una sensación dolorosa, aguda, penosa y amarga, nacida de la maduración de sus antiguas acciones.

Y el bhagavant vio a aquel bhikkhu sentado cerca de él, habiendo adoptado la postura pallanka, manteniendo el cuerpo erguido y experimentando, atento y consciente, sin desalentarse, una sensación dolorosa, aguda, penosa y amarga, nacida de la maduración de sus antiguas acciones.

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana :

No existe necesidad de hablar con la gente
para el bhikkhu que ha abandonado toda actividad,
que ha arrojado de sí
las impurezas acumuladas en una vida anterior,
que carece del sentimiento de «lo mío»
y se mantiene firme.