Exclamaciones

3.6. Discurso con Pilindavaccha

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Rajagaha, en el Bosque de Bambús, en el Lugar-en-que-se-daba-de-comer-a-las-ardillas. En aquella ocasión el venerable Pilinda-Vachcha se dirigía a los bhikkhus de modo altanero. Numerosos bhikkhus se acercaron a donde se encontraba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant , se sentaron a un lado y, sentados a un lado, aquellos bhikkhus le dijeron al bhagavant : «Señor, el venerable Pilinda-Vachcha se dirige a los bhikkhus de modo altanero».

Y el bhagavant le dijo a un bhikkhu : «Anda tú, bhikkhu , y en mi nombre llama al venerable Pilinda-Vachcha diciéndole:

“Amigo Pilinda-Vachcha, el maestro te llama”». Diciendo: «Sí, señor», aquel bhikkhu , obedeciendo al bhagavant , se acercó a donde se encontraba el venerable Pilinda-Vachcha y, habiéndosele acercado, le dijo: «Amigo Pilinda-Vachcha, el maestro te llama».

Y diciendo: «Está bien, amigo», el venerable Pilinda-Vachcha, obedeciendo a aquel bhikkhu , se acercó a donde se encontraba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant , se sentó a un lado, y el bhagavant le dijo al venerable Pilinda-Vachcha que se encontraba sentado a un lado: «¿Es verdad que tú, oh Vachcha, te diriges a los bhikkhus de modo altanero?”

“Si, señor”.

Y el bhagavant reflexionando sobre la vida anterior del venerable Pilinda-Vachcha les dijo a los bhikkhus : «No os irritéis, oh bhikkhus , con el bhikkhu Vachcha. Oh bhikkhus , Vachcha no se dirige a los bhikkhus de modo altanero con mala intención. El bhikkhu Vachcha ha tenido, oh bhikkhus , quinientas reencarnaciones ininterrumpidas en la casta de los brahmanes;

Por largo tiempo pues, él ha practicado esta manera altanera de hablar; por tal razón Vachcha, oh bhikkhus , se dirige a los bhikkhus de modo altanero”.

El bhagavant , comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

Aquel en quien no existen ni hipocresía ni orgullo,
que ha superado la codicia,
que está libre de egoísmos y de deseos,
que ha expulsado de sí la cólera,
completamente serenado,
aquel es un brahmán,
aquel es un samán, ­
aquel es un bhikkhu.