Exclamaciones

4.2. Discurso sobre agitación

Al ver unos monjes "inquietos, petulantes, frívolos, habladores, descontrolados en su lenguaje, carentes de atención, inconscientes, sin concentración, con su mente errante, sin dominio sobre sus sentidos", el Buda enumera las cualidades de un verdadero monje.

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Kusinira, en Upavattana, en el Bosque de árboles sala de los Mallas. En aquella ocasión numerosos bhikkhus vivían cerca del bhagavant, en una choza en el bosque, inquietos, petulantes, frívolos, habladores, descontrolados en su lenguaje, carentes de atención, inconscientes, sin concentración, con su mente errante, sin dominio sobre sus sentidos. Y el bhagavant vio a aquellos numerosos bhikkhus que vivían cerca suyo, en una choza en el bosque, inquietos, petulantes, frívolos, habladores, descontrolados en su lenguaje, carentes de atención, inconscientes, sin concentración, con su mente errante, sin dominio sobre sus sentidos.

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

Con su mente descontrolada,
arruinada por falsas doctrinas
y dominada por la pereza y la desidia,
cae en poder de Mara.
Por tal razón controle el bhikkhu su mente,
nutriéndose de buenos pensamientos,
consagrado a la verdadera doctrina,
consciente del nacer y perecer;
y superando la pereza y la desidia,
abandone los caminos que conducen al sufrimiento.