Exclamaciones

4.6. Discurso con Pindola

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión el venerable Pindola-Bharadvaja estaba sentado cerca del bhagavant, habiendo adoptado la postura pallanka manteniendo el cuerpo erguido. Moraba en el bosque, se alimentaba sólo de limosnas, sus vestidos eran hechos de harapos tomados del basural, sólo usaba los tres vestidos del bhikkhu, con sus deseos limitados, satisfecho, solitario, evitando las compañías, empeñoso, despreocupado de las controversias, entregado a la meditación. Y el bhagavant vio al venerable Pindola-Bharadvaja sentado cerca suyo, habiendo adoptado la postura pallanka, manteniendo el cuerpo erguido y morando en el bosque, alimentándose sólo de limosnas, con vestidos hechos de harapos tomados del basural, usando sólo los tres vestidos del bhikkhu, con sus deseos limitados, satisfecho, solitario, evitando las compañías, empeñoso, despreocupado de las controversias, entregado a la meditación.

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

Abstenerse de vituperios,
abstenerse de hacer daño,
el autocontrol
de acuerdo con las normas del Patimokkha,
la moderación en la comida,
lecho y asiento solitarios,
el ejercicio de la meditación
éste es el mensaje de los buddhas.