Exclamaciones

4.7. Discurso con Sariputta

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión el venerable Sariputta estaba sentado cerca del bhagavant, habiendo adoptado la postura pallanka manteniendo el cuerpo erguido, con sus deseos limitados, satisfecho, solitario, evitando las compañías, empeñoso, entregado a la meditación. Y el bhagavant vio al venerable Sariputta sentado cerca suyo, habiendo adoptado la postura pallanka, manteniendo el cuerpo erguido, con sus deseos limitados, satisfecho, solitario, evitando las compañías, empeñoso, entregado a la meditación.

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

No existen penas para el sabio sumido en la meditación,
que no es negligente,
que se ejercita en los caminos de la sabiduría,
sereno y siempre compenetrado de atención.