Exclamaciones

5.1. Discurso sobre lo más querdio

La reina Mallika y el rey Pasenadi se hacen la misma pregunta: "¿Existe alguien más querido que uno mismo?"

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión el rey Pasenadi de Kosala, se encontraba en la terraza del palacio real en compañía de la reina Mallika. Y el rey Pasenadi de Kosala, le dijo a la reina Mallika: «¿Existe en tu opinión, oh Mallika, alguien más querido que uno mismo?»

«Oh, gran rey, en mi opinión no existe nadie más querido que uno mismo. Y en tu opinión, oh gran rey, ¿existe alguien ,más querido que uno mismo?»

«Oh Mallikâ, en mi opinión no existe nadie más querido que uno mismo».

Y el rey Pasenadi de Kosala, descendiendo del palacio, se acercó adonde se encontraba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant, se sentó a un lado y, sentado a un lado, el rey Pasenadi de Kosala, le dijo al bhagavant :

«Señor, yo me encontraba en la terraza del palacio real con la reina Mallika y le dije: “¿Existe en tu opinión, oh Mallika, alguien más querido que uno mismo?”. Cuando yo le dije esto la reina Mallika me contestó: “Oh gran rey, en mi opinión no existe nadie más querido que uno mismo”. - Cuando ella contestó esto, yo, señor, le dije: “Oh Mallika en mi opinión no existe nadie más querido que uno mismo ».

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana :

Recorriendo todas las regiones con la mente
no encontró en ningún lugar
nada más querido para uno que uno mismo.
Los otros se quieren a si mismos de igual manera.
Por tal razón no haga uno daño a otro
por amor a sí mismo.